Por qué cuidar el agua es proteger la vida

La importancia de analizar el agua está fuera de dudas. Es imprescindible controlar su calidad para garantizar el consumo humano y preservar la naturaleza. No hacerlo trae consecuencias fatales, como hemos visto en el Mar Menor (Murcia) o en la Albufera de Valencia. En CurioSfera.com queremos explicarte por qué cuidar el agua es proteger la vida.

Tampoco te pierdas cómo se forma la lluvia

Índice de contenidos

Por qué es importante analizar el agua

Nos preocupa el Cambio Climático global. Pero debemos aportar nuestro “grano de arena” para cuidar del Medio Ambiente local; el entorno más inmediato. Las dos catástrofes ecológicas ocurridas estas últimas semanas en España, la del Mar Menor, en Murcia, y la de la Albufera en Valencia, podrían haberse evitado con un buen análisis del agua, riguroso, constante y periódico. España tiene medios y laboratorios perfectamente capacitados para ello.

Otra crisis, esta vez de índole sanitaria, fue la de la listeriosis en el último verano. Al menos tres muertos, dos abortos y más de doscientos afectados se habrían salvado con el debido control alimentario.

Se ha hablado mucho del origen del brote en unas carnes mechadas en mal estado. Pero no hay que olvidar que la listeria también se encuentra en el agua.

La peor de las 17 variantes de esta bacteria, la monocytogenes, mata a cuatrocientas personas cada año en España, que es el tercer país de Europa con más afectados por la toxiinfección que ocasiona.

Otros análisis importantes para preservar la calidad de vida son los que hay que realizar en muestras agrícolas y medioambientales

Aún estamos a tiempo

Para cuidar nuestro hábitat, España cuenta con expertos en sistemas que cumplen con los estándares del máximo nivel de exigencia en tecnología analítica. Especialistas cuya labor puede evitar situaciones críticas sanitarias, alimentarias y medioambientales como las descritas.

Hay laboratorios perfectamente capacitados para realizar controles de calidad, toma de muestras y ensayos en todo tipo de aguas y alimentos. En ellos trabajan profesionales altamente cualificados, dedicados a vigilar tanto el agua potable que bebemos como las aguas marinas y continentales (las fluviales, las de las lagunas, las subterráneas…), así como las llamadas “recreativas” (las de las piscinas), o las residuales y fecales.

España tiene sistemas de tecnología analítica punta que pueden evitar crisis alimentarias y medioambientales.

Algunos de estos laboratorios trabajan para la Administración Pública, ya sea la estatal, la autonómica o la local. Suelen ser empresas colaboradoras de las autoridades hidráulicas o del Ministerio de Medio Ambiente.

Estos laboratorios colaboradores con los organismos oficiales tienen las mejores acreditaciones y certificaciones de calidad, que los sitúan en una posición privilegiada de prestigio en la actividad de los ensayos y la toma de muestras en todo tipo de aguas.

Innovación

Resulta singularmente importante disponer de los equipos más modernos en tecnología analítica, y contar con personal preparado y de amplia experiencia profesional.

Los laboratorios más avanzados están implicados en la tarea de innovar para desarrollar servicios de preservación y mejora del Medio Ambiente y, por ende, de la calidad de la vida.

Además de innovar, dichos laboratorios de análisis y control de calidad desarrollan igualmente tareas de formación y consultoría medioambiental.

Si dichos laboratorios se sitúan en el más alto nivel de excelencia, lo deseable es que se aproveche más su know-how’, es decir, sus conocimientos técnicos y experiencias. Pero lamentablemente no siempre es así.

De haberse aplicado adecuadamente las labores de estos laboratorios, a estas alturas no tendríamos que lamentar la muerte de esos miles de peces empujados hasta las orillas del Mar Menor murciano por falta de oxígeno y elevada contaminación.

También se habría evitado el grave deterioro de los tres grandes humedales españoles, Doñana, Delta del Ebro y Albufera de Valencia. En este último parque natural, reconocido internacionalmente, la acumulación de la paja del arroz ocasiona un grave problema que puede desencadenar una catástrofe ecológica sin precedentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here