Historia de la cuerda – Origen, inventor y evolución

La cuerda y el nudo han sido elementos indispensables en el crecimiento y evolución de la especie humana. Desde la prehistoria hasta la actualidad se ha utilizado en multitud de trabajos y nos ha servido con gran eficiencia. En CurioSfera.com te explicamos la historia de la cuerda, también quién la inventó, que materiales se empleaban y cómo ha sido su evolución con el paso del tiempo.

Tampoco te pierdas quién inventó la rueda

Si no quiere leer y prefieres oír la historia, puedes ver el siguiente vídeo:

Origen de la cuerda: la prehistoria

Entre las primeras técnicas o trabajos manuales aprendidos por el hombre se encuentra el trenzado de tiras de cuero o fibras vegetales. El hombre prehistórico retorcía las fibras vegetales para convertirlas en cordeles mucho antes de que aprendiera a hilar o a tejer.

Se sabe que en la Edad de Piedra ya se revestían los mangos de cuchillo y empuñaduras de lanza con fibras vegetales urdidas en una trama, y hace cinco mil años existía la cuerda de cáñamo.

Hacia el 2800 a.C. empezó a utilizarse en China el cáñamo como fibra. La industria de la cordelería llevaba implícito el difícil arte del nudo: una cuerda era el resultado de anudar varias tiras de fibras entrelazadas, cuya prolongación se hacía anudando a ella otra tira semejante, y así hasta alcanzar la longitud deseada o útil.

Con soga se aseguraba los postes de los techados o se unía los troncos de las balsas; las redes utilizadas en las culturas lacustres y fluviales tanto en Dinamarca como en Oriente a finales del Neolítico se hacían con soga anudada.

En la Europa prehistórica hay evidencia arqueológica de que la cuerda tuvo diversos usos en el 1500 a.C., como muestra un trozo de soga encontrado en el fondo de un pozo de la Edad del Bronce en Wiltshire, Inglaterra, y que formaba parte del equipo para sacar agua: se trata de una cuerda de fibra de abedul.

Abedules, tilos, sauces, fueron árboles de los que también se sacó una fibra fuerte y resistente con la que elaborar cuerdas.

También te recomendamos cuál es el origen del fuego

Historia de la cuerda en Egipto

En el antiguo Egipto era el tallo de papiro la materia prima para la cordelería: se cortaban las hojas en tiras de las que se obtenía el hilo delgado y fuerte que era trenzado hasta formar la hebra, hebras que seguidamente se trenzaban para hacer las cuerdas.

En un mural de tumba egipcia puede verse a un cordelero que vivió hace cuatro mil años en plena tarea de trenzar cuerdas ayudado de una vara, que a modo de lanzadera va pasando por entre las hebras con destreza.

Un fragmento de cuerda como aquélla se ha encontrado en la antigua ciudad egipcia de Saqqara, cuerda de quince centímetros de diámetro que puede ejercer una resistencia de diez toneladas.

En el antiguo Egipto se generalizó su uso y las gruesas cuerdas de cáñamo, cuero o sarmientos fueron puestas al servicio de la construcción. Templos y pirámides se levantaron con su ayuda: hace tres mil quinientos años arrastraban, tirando de ellas, una legión de esclavos, gruesos bloques de piedra y enormes estatuas y obeliscos.

Aquellas cuerdas se fabricaban no solo con fibra de esparto sino también con tallos del papiro, enormemente resistentes. Tanto en Asia Menor como en Egipto la cuerda se utilizó hace cinco mil años para aparejar los barcos de vela hechos de haces de juncos de papiro atados, y para sujetar el ancla (ver historia del barco).

En una pintura mural del interior de la tumba de Tutmosis IV, en el Valle de los reyes, del siglo XV a.C., unos esclavos remolcan con cuerdas un barco en el que viajan las damas de la Corte, y un bajorrelieve asirio de hace tres mil años muestra esclavos tirando de grandes cuerdas dirigidos por un capataz provisto de látigo.

En ambos casos se trata de gruesas sogas resistentes, lo que muestra que ya por entonces había gran perfección en ese arte y en el de anudar: de un buen nudo dependía la seguridad de un andamiaje o del velamen de una nave.

Historia de la cuerda en la Antigua Grecia

En Grecia, los barcos que surcaban el Mediterráneo utilizaron hacia el siglo VI a.C. gran cantidad de cuerdas en las labores de abordo, y Herodoto cuenta, ya en el 480 a.C., cómo el rey persa Jerjes cruzó el Helesponto valiéndose de un puente de barcazas que mantuvo sujetas con gruesas maromas.

Los antiguos griegos utilizaron en sus aparejos marinos cuerdas de nudo. El auge de la navegación a partir del 1500 a.C. en el Mediterráneo oriental disparó la demanda de esparto y lino, que bien trenzados daban una soga resistente y fuerte.

El esparto se buscaba en toda la cuenca del Mediterráneo, desde Murcia al Asia Menor; era una materia prima importante, muy buscada no ya porque con ella se hacían los estropajos con que se limpiaban los inmensos pavimentos de los templos de Luxor o de Karnak, de la acrópolis ateniense o de los palacios babilonios, sino porque con él se hacía la cuerda imprescindible para los barcos fenicios que traficaban de una a otra punta del Mare Nostrum.

Historia de la cuerda en la India antigua

También en la India, donde fue industria de importancia, la confección y comercio de sogas estaba especializado. Los grandes empresarios poseían plantaciones de esparto y cáñamo, recolectores y secaderos del producto, almacenes junto a los puertos, naves y una legión de operarios que trabajaban en cadena, cada uno dedicado a una fase concreta de la elaboración del producto.

Hubo emporios comerciales de la cordelería, la primera industria de la Historia en funcionar como una multinacional.

En la India se hicieron famosos en el siglo IV a.C. las gruesas sogas para sujetar y domar elefantes, amarrar barcazas y atar esclavos. Junto a este uso rudo coexistía la cuerda fina para brazaletes y collares (ver historia del collar) semejantes a los que todavía hacen hoy los adolescentes.

Evolución de la cuerda

La industria cordelera arrastraba tras de sí empresas como la manufactura de hilado, trenzado de fibra, formación de cabos, labor artesana que siguió siéndolo hasta hace doscientos cincuenta años: el hilo para cuerda se hilaba a mano desde la civilización fenicia hasta la Revolución Industrial del XVIII.

La revolución en el mundo de la cordelería llegó en la primera mitad del XX con el invento de fibras artificiales y sintéticas como el nailon o el sarán y el polietileno o el polipropileno, que tenían a su favor la ventaja determinante de que no se degradan ni enmohecen, resultan más manejables, son de fácil almacenaje y sobre todo: duran cuatro veces más que las cuerdas de fibra vegetal, que los cordeles y sogas.

Historia de la cuerda y el nudo

El nudo tuvo que inventarse: su necesidad era extrema porque las piedras de sílex se unían al mango del hacha mediante una atadura de cuerdas fuertemente anudadas, y los postes que formaban empalizadas y paredes estaban unidos con cuerdas fuertemente anudadas.

Hubo diversas formas de nudo. En la zona palafítica o lacustre de la Suiza prehistórica los pescadores aprendieron a hacer nudos pequeños y seguros para sus redes de pesca.

También los marineros saben desde antiguo que para ser bueno un nudo depende de la fricción, y cuanto mayor es la carga que se le aplica más aumenta la fricción y mayor resulta su potencial de sustentación.

Esta ley se aprendió pronto y el nudo fue un logro técnico de primer orden sin el cual los amerindios no hubieran construido sus puentes colgantes de liana virgen o sus pasarelas de cuerda, que dependían totalmente de un sistema de nudos inteligente, como el existente sobre el peruano río Pampa en Ayacucho, cuyas cuerdas entrelazadas dan lugar a un puente muy resistente.

Los historiadores creen que en la construcción de la torre de Babel, las pirámides egipcias y la esfinge de Giza se utilizaron cuerdas cuyo sistema de anudado potenciaba su poder de resistencia. El anudador era un profesional disputado, técnico muy cualificado y altamente remunerado.

No era fácil dar con el nudo adecuado a obra o fin determinado ya que era preciso estudiar detenidamente los pros y contras.

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera.com esperamos haberte podido ayudar a encontrar lo que buscas con esta reseña histórica sobre la historia de la cuerda. Si deseas saber más, te recomendamos que visites nuestra categoría de HISTORIA, donde encontraras otros artículos similares.

Si te ha gustado, te invitamos a compartir en las redes sociales o con tus amistades y familia. También puedes seguir nuestra página de historia en Facebook. Del mismo modo, te invitamos a que nos dejes tu opinión mediante un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here