Qué es la luna y sus características principales

Si miras al cielo por la noche, es casi seguro que la puedas ver, es la Luna. El único satélite natural que orbita alrededor de la Tierra. Pero, ¿sabes qué es la luna y sus datos más curiosos?

Desde que el hombre existe siempre ha estado ahí, como flotando en el cielo nocturno. ¿Sabías que influye en muchos aspectos de nuestras vidas?

En CurioSfera.com queremos explicarte cómo es la luna, qué es, su temperatura, superficie, cómo se formó, por qué tiene tantos cráteres y muchos datos curiosos más.

Cómo es la Luna

La Luna es el único satélite natural que da vueltas alrededor de la Tierra y refleja la luz que recibe del Sol. Ese es el motivo de “por qué brilla la Luna”.

Realiza tres movimientos: gira alrededor de la Tierra, junto con ella orbita alrededor del Sol y se mueve sobre sí misma. Para completar un giro completo alrededor de la Tierra, la Luna necesita cerca de 28 días.

La Tierra atrae a la Luna como si de un imán se tratase, por lo que nuestro satélite siempre nos ofrece la misma cara visible. La otra siempre queda oculta a nuestros ojos y se le denomina la cara oculta de la Luna o lado oscuro de la Luna.

tamaño luna tierraLa forma de La Luna es la de una esfera prácticamente perfecta. Su tamaño es cincuenta veces más pequeño que la Tierra, y en la fuerza de la gravedad de la Luna es seis veces más pequeña que la de la Tierra.

Esto quiere decir que cualquier persona u objeto en la Luna pesa seis veces menos que en nuestro planeta. Por ejemplo, un hombre de 84 kilos pesa tan solo 14 kilos en la Luna. Si dieras un salto, éste sería mucho más alto que si lo haces en la Tierra.

La Luna no está rodeada por aire como la Tierra, no tiene atmósfera. No hay auroras ni ocasos, más bien cambios bruscos del día a la noche y viceversa. También de puede interesar: Qué es el sol

Temperatura en la Luna

Durante el día lunar los rayos del Sol, al no ser filtrados por la atmósfera y por el vapor acuoso, alcanzan la superficie de la Luna con todo su calor, haciendo que se puedan alcanzar temperaturas de más de 100 grados centígrados.

En cambio, por la noche, la falta de atmósfera provoca la rápida dispersión del calor, haciendo que las desciendan las temperaturas hasta los 130 grados bajo cero. (ver artículo qué es el cero absoluto)

Las rocas lunares, por efecto de estos saltos de temperatura, están sujetas a fortísimas erosiones. A estos efectos se añaden las continuas disgregaciones producidas por el choque contra la superficie lunar de cuerpos que vagan por el espacio, los llamados meteoritos (ver artículo: que son los meteoritos), los cuales no están frenados por una atmósfera como ocurre en la Tierra.

La superficie de la Luna

Un sencillo telescopio es suficientes para observar que la superficie de la Luna es muy accidentada: aparecen llanuras oscuras, cráteres redondos y montañas.

Los primeros astrónomos que estudiaron con el telescopio la Luna pensaron que las llanuras eran mares, y de esta manera los bautizaron: así tenemos el Mar de las Lluvias, el Mar de la Tranquilidad y así sucesivamente. Posteriormente se ha verificado que en la Luna no hay agua, pero esos nombres han permanecido.

superficie de la LunaEn la superficie de Luna, los cráteres son muy numerosos, y tienen un diámetro que va desde medidas mínimas hasta los 290 kilómetros del cráter Bailly.

Por efecto de la sombra producida por el Sol, los cráteres lunares parecen muy profundos, pero en realidad no lo son. Los cráteres lunares han tenido, al parecer, dos orígenes diversos: se han formado después de una actividad volcánica lunar o bien por la caída de meteoritos.

Las montañas de la Luna se hallan dispuestas en forma alineada y tienen formas redondeadas. Hay cadenas montañosas muy grandes, como los llamados Apeninos lunares, que tienen una longitud de cerca 650 kilómetros y cimas que alcanzan los 5.500 metros de altitud. En la zona del polo sur lunar, los montes Doerfel llegan a cotas de 7.500 metros.

Las fases lunares

Como hemos comentado anteriormente, la luna refleja la luz del sol. Por ese motivo la podemos ver por la noche, y en ocasiones también de día.

Según su posición respecto a la Tierra y al Sol, desde nuestro planeta podemos ver más o menos la parte iluminada de la cara visible de la Luna. Es lo que se denomina fases lunares o fase de la Luna.

Existen cuatro fases lunares principales:

  1. Luna nueva o novilunio: no se puede ver la Luna desde la Tierra. La Luna está alineada entre el Sol y la Tierra.
  2. Cuarto creciente: se puede ver solo la mitad de la Luna en su período de crecimiento. Entre la Luna y el Sol, la Tierra forma un ángulo recto.
  3. Luna llena o plenilunio: se puede observar toda la cara visible de la Luna ya que la Tierra está alineada entre la Luna y el Sol.
  4. Cuarto menguante: solo es visible la otra mitad de la Luna ya que la Tierra vuelve a formar un ángulo recto entre la Luna y el Sol.

fases lunaresEstás fases se van sucediendo una detrás de otra y de forma ordenada en ciclos de 7 días. Es decir, primero la Luna nueva, luego cuarto creciente, Luna llena y finalmente cuarto creciente. Completando un ciclo total de 28 días.

Eclipse de Luna

Además de los eclipses de Sol, existen también los eclipses de Luna. Se producen cuando la Tierra se encuentra entre el Sol y la Luna: el cono de sombra proyectado por la Tierra alcanza a la Luna y la oscurece completamente (en este caso se produce un eclipse total), o bien sólo en parte (y se tiene un eclipse parcial).

Por qué tiene tantos cráteres

Sabemos que los cráteres que vemos sobre la superficie de la Luna se deben en buena parte a la caída de meteoritos.

Todos los cuerpos que se encuentran en el espacio están sometidos a una lluvia constante de meteoritos, grandes o pequeños.

En la estación estival la Tierra atraviesa una zona donde los meteoritos son especialmente abundantes. Este fenómeno tiene lugar en los días que preceden y siguen al 10 de agosto.

Al atravesar la atmósfera terrestre, los meteoritos se incendian a causa del roce con las moléculas de aire, y la mayoría de ellos arden completamente antes de caer.

En muy raras ocasiones han caído meteoritos sobre la Tierra: uno cayó en Siberia, a principios de siglo XX, y otro en Arizona, en la época prehistórica, provocando un gran cráter.

La atmósfera terrestre, pues, nos protege contra ellos como si fuera un escudo no por blando menos eficaz.

Hasta la atmósfera terrestre llegan muchísimos meteoritos, pero se desintegran al atravesarla, antes de llegar al suelo. En cambio, la Luna está desprovista de atmósfera y, por consiguiente, todos los meteoritos con los que se cruza acaban cayendo sobre su superficie y formando cráteres.

Los sensibles aparatos abandonados por los astronautas después de sus viajes de exploración a nuestro satélite, nos permiten registrar hoy la lluvia de meteoritos que se abaten con muchísima profusión sobre el suelo de la Luna.

Influencia de la luna

luna mareasDurante mucho tiempo se ha creído, y todavía se cree en parte, que la Luna tiene una gran influencia en la vida terrestre. Se creía, por ejemplo, que podía obrar sobre la mente de los hombres, provocándoles directamente las desgracias: aún hoy, en efecto, se utiliza en este sentido la palabra “lunático”.

Se pensaba que la Luna influía en el tiempo, en el crecimiento del pelo o en la vida de las plantas (los agricultores lo creen todavía, y tal vez no están del todo equivocados). La único que se ha podido demostrar científicamente es que la Luna influye sobre las mareas de los mares de la Tierra.

Nota final

En  CurioSfera.com esperamos que este artículo titulado Qué es la Luna y sus características principales te haya resultado útil  Si quieres descubrir más artículos parecidos a éste, te proponemos que visites nuestra categoría de ciencia. Para hallar más respuestas, puedes emplear también el buscador de nuestra web que tienes aquí abajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here