Historia del botón

Mira tu ropa y seguro que puedes encontrar uno o varios botones. Hoy en día lo podemos encontrar en casi cualquier prenda: pantalones, camisas, vestidos, trajes…, incluso hasta en el calzado. Pero, te has preguntado alguna vez ¿quién inventó el botón? Un sistema muy sencillo pero que tiene un curioso origen. En CurioSfera.com nos gustaría explicarte la historia del botón y su origen ¿Empezamos?

También te puede interesar la historia de la plancha.

Índice de contenidos

¿Quién inventó el botón?

Debes saber que no se conoce quién es el inventor de los botones ni tampoco exactamente cuándo se inventó el botón. Lamentablemente, al igual que sucede con muchos otros muchos inventos de la humanidad, no se sabe qué persona lo diseñó o lo empleó por primera vez en la historia.

Pero lo que sí sabemos es que los primeros objetos empleados, parecidos a un botón, eran unas conchas de moluscos que tenían un agujero en el centro. Estos primeros botones de la historia aparecieron hace 5.000 mil años en el valle del Indo; una región que ocupaba la actual Pakistán, noroeste de la India y Afganistan.

También te puede interesar la historia de la aguja de coser.

inventor de los botones

Origen del botón

Las civilizaciones mediterráneas, pioneras en tantas cosas, no lo fueron en el caso de los botones. La amplitud que el vestido tuvo en estos pueblos lo hacía innecesario o de uso muy secundario.

Tanto Egipcios, sumerios, griegos y romanos utilizaron prendas de vestir holgados y flotantes. Contaban con pocas aberturas, cuya sujeción no necesitaba nada más que alguna aguja, un alfiler o simplemente un nudo. Incluso estos medios, agujas y alfileres, broches y hebillas no eran a menudo sino pretexto para la exhibición de riqueza.

También te puede interesar la historia del alfiler.

cuál es el origen de los botones

Los antiguos griegos ricos sujetaban el palio (prenda exterior principal del traje griego) con un broche de oro. Y en el Imperio romano, las clases pudientes cogían su túnica y toga con una aguja de plata. Nadie sentía la necesidad de la botonadura.

El botón no conoció un uso significativo hasta el siglo XII, y aún entonces tuvo una finalidad más ostentosa de lujo y riquezas que meramente funcional. Fue utilizado por nobles y cortesanos que los lucían a modo de relucientes joyas de oro, plata y otros materiales nobles.

De hecho, en los origines de los botones eran tan apreciados y realizados con tan caros materiales, que uno de los títulos más ambicionados en la Corte fue el de “Botonero mayor del Reino”. También el gremio más distinguido fue el gremio de los botoneros.

primeros botones

En la corte de Fernando III el Santo (1199 – 1252) y en la de su primo san Luis de Francia, el botón adquirió enorme importancia. al lujo del vestido se unía el de las alhajas, entre las que figuraba el botón, que sustituyó al broche.

También te puede gustar la historia del bolso.

Evolución del botón

A partir del siglo XII se elaboraban botones esmaltados, diminutas piezas de oro o piedras preciosas que guarnecen las mangas de los vestidos y cierran los ricos jubones (prenda que cubría desde la cintura a los hombros, ajustada y ceñida al cuerpo).

Hasta treinta y ocho botones forrados de seda de colores tenía en el siglo XIII el vestido del hombre: desde el hombro a la cintura, sin que hubiera dos botones iguales en aquella botonadura. Toda una especie de muestrario de ingenio, pericia y riqueza. Debes tener en cuenta que la palabra botón procede de una voz francesa que significa realzar.

Además de usarse como adorno tuvo alguna función práctica. Eso sucedió en pleno siglo XV en la corte de Enrique IV de Castilla (1425 – 1474), el botón amplió su ámbito de uso. Ya no se empleaba solo para decorar el justillo, prenda de vestir sin mangas que ceñía el cuerpo y llegaba hasta la cintura. Sino que se empleaba también en la decoración de mangas y hombreras sustituyendo poco a poco a las pasamanerías e incluso se ponían botones en los zapatos.

También te puede interesar la historia del calzado y la historia de la alpargata.

la evolución de los botones

Tenían función ornamental, pero también cumplían un papel práctico: reemplazar los galones, borlas, cordones y flecos de oro, de plata o de seda. Fue entonces cuando el botón se hizo objeto de deseo.

Toda una industria se centró en él, se modelaban con metales preciosos; se elaboraron botones forrados con ricas telas, o tallados en piedras preciosas; también de cristal tallado recubiertos con telas nobles para no dañar las zonas íntimas.

También te recomendamos quién inventó la cremallera

Cada botón se fabricaba a mano, y sus artífices se preciaban de no hacer dos iguales. Eran obras de arte en las mangas de la ropa femenina, cuya botonadura corría a partir del codo sin otro fin que el lucimiento. Fue distintivo de clase social y de nobleza en la Edad Moderna.

En el siglo XVI se utilizaron como adorno de los botones de seda blanca, amarilla o anaranjada; botones de pedrería para señoras de clase; botones de azabache para damas de posición modesta.

También te puede gustar la historia del abanico y su lenguaje.

Historia del botón en el siglo XVIII

Su uso estuvo tan extendido que en el siglo XVIII, el siglo del lujo y de la ostentación, no se concibe el vestido sin él. Entonces el botón era un elemento principal en las ricas casacas que se abrochaban por la cintura, como luego serían pieza importante en el frac.

Por entonces apareció el botón de metal esculpido, el botón esmaltado, portador de pequeños retratos en miniatura. Los botones andaluces se llenaron entonces de filigrana de oro y plata convirtiéndose en obras de arte de los plateros cordobeses, maestros universales en un momento en el que el arte del botón alcanza su grado máximo.

El botón, que llegó a ser objeto de trueque para combatir la inflación, decayó al abandonar su finalidad ornamental y convertirse en elemento funcional en la Inglaterra de 1750. La funcionalidad del botón llevó a sus fabricantes a usar materiales baratos y a fabricarlos en serie. Todo servía para elaborar botones: madera, hueso, marfil, la pezuña de animal o nuez de corozo.

Tal vea te guste conocer la historia de la boina.

con qué se fabricaban los botones en la antigüedad

Historia del botón en el siglo XIX y XX

En 1805 el danés Bertel Sanders inventó un medio de unir mecánicamente dos pequeños discos de metal que luego se forraban: el botón a presión o automático. Esto abarató tanto el producto que empezaron a usarse en el atuendo de lacayos, cocheros y mayordomos botones dorados, y se generalizaron en la confección de prendas de trabajo.

El empleo posterior del hueso para fabricar botones hizo que los precios cayeran aún más. Comenzaron también a fabricarse de materiales nuevos como el níquel, el cinc o el aluminio. Se hicieron botones de caucho, de botones de corteza de coco, botón de crin de caballo e incluso botón de cuerno, material que los graciosos del momento decían ser abundante.

Con el invento del botón automático prácticamente desapareció el ojal. Pero con el invento de la cremallera en 1890 amenazó con hacer desaparecer el botón. Pero sobrevivió porque los modistas parisinos lo rescataron para la función medieval de contribuir al boato y brillo del vestido, devolviéndole su perdida dimensión estética a principios del XX.

Puedes ver historia de la alta costura.

historia del botón siglo XX

Curiosidades y supersticiones sobre los botones

Como en otros casos, el botón generó supersticiones. Sin duda, herencia de la cultura popular y de los miles de años que este elemento que se puede encontrar en cualquier prenda de vestir lleva a nuestro lado:

  • Encontrar un botón blanco de cuatro agujeros da tan buena suerte como hallar un trébol de cuatro hojas.
  • No es bueno abrochar un número par de botones ni vestir una prenda en la que el total de botones sea divisible por dos.
  • Da pésima suerte dejar que alguien cosa un botón sobre la prenda puesta, a menos que se tenga un hilo en la boca mientras se realiza el cosido.
  • También da mal fario abrochárselo en un ojal que no sea el suyo.
  • Da muy mala suerte también coserlo al revés.

diseño del botón en la historia

Significado de la palabra botón

El significado de la palabra botón lo encontramos en su origen, ya que es una palabra francesa antigua, boton, de boter = salir, brotar; se emplea en castellano desde el siglo XIII. También debes tener que otro de los significados de la palabra botón aceptados es el que significa realzar.

¿Quieres saber más sobre historia?

Esta ha sido la historia del botón, que no deja de evolucionar cada día que pasa. Como las nuevos botones realizados con impresoras 3D, los fabricados con materiales reciclados o incluso los que brillan en la oscuridad.

Desde CurioSfera.com esperamos que este artículo educativo te haya sido útil y ameno. Si necesitas acceder a más textos similares, obtener más respuestas, o quieres ver otras curiosidades históricas y datos peculiares, te invitamos a visitar la categoría de Historia. Pero si te resulta más sencillo, escribe tus preguntas en el siguiente buscador. Y recuerda, si te ha gustado, dale un me gusta, compártelo con tus amistades y familiares, o deja un comentario. 🙂

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here