¿Qué tan ecológicos son los productos de bambú?

Varias regiones del mundo producen bambú, incluidas el sudeste de Asia, América Central, América del Sur y África. Sin embargo, el mayor productor de bambú es, sin duda, China, y a lo largo de los años, esta materia prima se ha vuelto mucho más popular debido a su éxito comercial.

El bambú como planta es naturalmente resistente a las plagas, 100% biodegradable, y vuelve a crecer a su tamaño adulto en 3 a 5 años. Dentro sus ventajas para el propio ecosistema están: la reconstrucción de suelos erosionados, su necesidad de menos agua que plantas similares y su capacidad de absorber 5 veces más dióxido de carbono y, al mismo tiempo, de producir 35% más de oxígeno que otras plantas.

Aún así, hay muchas personas a las que no les convence el bambú porque imaginan que es un material poco resistente. Pero no es para nada así. Te sorprenderá saber que el bambú es uno de los materiales más fuertes del planeta y tiene una flexibilidad única debido a sus fibras naturalmente largas. Se dobla y permite componer varias formas, por lo que es un material que puede ser usado para fabricar todo tipo de productos.

En resumen, si tu empresa quiere comenzar a usar productos de bambú, tanto internamente como cara al público, estáis en el camino correcto para promover más prácticas de consumo sostenible y ecológico.

Cada día hay más opciones disponibles en el mercado, especialmente objetos con carcasa de bambú como power banks y hasta gafas de sol. De hecho, Maxilia, especialistas en artículos promocionales de empresa, trabaja con toda una línea de regalos corporativos que apuesta por el bambú, precisamente, para que las empresas difundan estos principios entre sus clientes, socios y trabajadores.

Ahora bien, ten presente que si quieres realizar una transformación sostenible más profunda en tu empresa, debes también observar la procedencia de los materiales, el compromiso social y medioambiental que tienen tus proveedores y si lo que estás adquiriendo es realmente biodegradable o compostable.

En la práctica, cualquier elemento de origen orgánico es biodegradable, pero el tiempo de biodegradación puede variar mucho en función de la composición del material y de las condiciones del entorno (temperatura, grado de humedad, pH, aporte de oxígeno, etc.). En materia de reciclaje, lo que interesa es una biodegradabilidad a corto plazo.

El bambú, como mencionamos previamente, es naturalmente biodegradable, pero no quiere decir que los productos de bambú que estás adquiriendo son hechos 100% de bambú. Infórmate de la composición de los artículos de bambú que compres, y tenlo en cuenta a la hora de crear tus campañas de marketing para que realices una divulgación responsable.

En resumen, el bambú es un producto muy ecológico y sería beneficioso, muy beneficioso, que se cultive en más países que cuenten con las condiciones climáticas adecuadas. Apoyar este tipo de iniciativas a nivel empresarial nos llevará a reducir los costos ambientales y económicos de transportar la materia prima. Tu negocio puede ser un agente de cambio al crear campañas que apoyen esta causa o divulguen a los productores locales y otras iniciativas similares en tu localidad.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here