Historia de los alimentos y bebidas

Aquí vas a poder conocer la historia de todos los alimentos y bebidas. También de todo lo relacionado con ellos. Entra, descubre y… ¡¡¡sorpréndete!!!:

La historia de los alimentos y bebidas

La necesidad de asegurar una alimentación regular llevó a la humanidad desde la caza, la pesca y la recolección a la inven­ción de la agricultura y la cría de animales. La invención fue muy lenta y se extendió durante milenios, lo cual hace imposi­ble reivindicar su paternidad.

La costumbre de recolectar, ad­quirida entre los milenios octavo y sexto anteriores a nuestra era, constituye la base de la civilización. Impuso la sedentarización, y tras ella vendrían las ciudades, los estados, la política, la técnica… y las guerras.

El cultivo de la tierra llevó al del espíritu. Aislados en sus regiones y, por tanto, también genéticamente, los pueblos se diferenciaron y sus religiones se diversificaron.

Desde las primeras recolecciones de trigo, solamente se ha producido un cambio importante en agricultura: la intervención de la industria. La mecanización de la agricultura redujo enor­memente la clase campesina, lo que supuso, a partir del siglo XIX, una modificación radical de la sociedad.

La industria conserve­ra y la alimentación industrial en su conjunto han eliminado de­finitivamente, en los países industrializados, la amenaza de las hambrunas; éstas fueron persistentes en Europa hasta el siglo XVIII y en algunos otros países hasta más tarde. Una vez haítas, las sociedades industriales han adoptado reglas dietéticas.

Aunque en menor medida, la diversificación de culturas, fa­vorecida por los viajes de exploración y por la práctica de la se­ lección agrícola, ha cambiado íntegramente las especies vegeta­les y animales.

Ya tienen poco en común el maíz mexicano de antaño y el maíz contemporáneo, y nuestros granjeros no deja­rían de sorprenderse ante un cerdo de la Edad Media, animal “singular”, con los flancos planos y una potente osamenta. La llegada de la patata modificó el régimen alimenticio de medio mundo y el caballo ya sólo es un animal de concurso y carreras.

Historia de la agricultura y la alimentación

Por sorprendente que pueda parecer, es preciso constatar que dos ámbitos de la actividad humana tan fundamentales como son la agricultura y la alimentación apenas se han visto transformados por algún invento capital desde la segunda mitad del siglo XIX hasta nuestros días, exceptuando la mecanización de la agricultura y las técnicas de conservación de los alimentos, que son “inventos” anteriores.

En el ámbito agrario, las grandes diferencias entre los métodos del siglo XIX y los del XX residen en mejoras de técnicas y de variedades agrícolas.

La creación de especies nuevas, que a finales del siglo XX representa la punta del progreso en este ámbito, no es sino una de las repercusiones de la ingeniería genética; por lo demás, no se ha producido hasta la fecha ningún cambio notable.

Ciertos expertos se alarman incluso de que el cultivo de ciertas variedades agrícolas tienda más bien a empobrecer el patrimonio genético de las especies vegetales y animales.

En el ámbito alimentario, la irradiación industrial de los alimentos, surgida a finales del siglo XX, es sólo la extrapolación de una idea que se remonta a 1896.

Si bien es cierto que los gustos alimentarios de la humanidad se han modificado considerablemente, los alimentos de consumo básico siguen siendo esencialmente los mismos, y los modos de conservación y de preparación de los alimentos prácticamente no han variado desde el siglo XIX.

Cierto que cada vez es más frecuente que compremos el jamón ya cortado y envasado, listo para ser consumido, pero sigue siendo jamón.

Su calidad ha mejorado sin duda gracias a controles sanitarios cada vez más rigurosos, pero también se ha normalizado; ya no es habitual encontrar un jamón excelente en un punto de venta y mediocre en otro.