Historia de la gaita – Origen, inventor y evolución

La historia de la gaita nos demuestra que un instrumento puede tener éxito y arraigar en un país que está a miles de kilómetros de su origen. Y es que, aunque es popular en muchos países de Europa, su origen es de otro continente. En CurioSfera.com te queremos explicar el origen de la gaita, cuál es su historia y también quién es su inventor. ¿Comenzamos?

Tampoco te puedes perder la historia de la música

Origen de la gaita

No cabe duda de que se trata de un instrumento musical procedente de Asia cuya expansión parte desde la India a Europa occidental. A pesar de su complejidad, la gaita es uno de los instrumentos más antiguos, y también de los más difundidos.

Los orígenes de la gaita se remontan muchos siglos atrás en la Historia, igual que la guitarra. Hay noticia documental de su existencia alrededor del siglo IX. Gaitas de diversas formas y modalidades eran instrumentos conocidos en muchas partes de Europa ya en el siglo XIII.

No obstante lo dicho, se alude de alguna manera a este instrumento en la historia de Grecia y fuentes latinas del siglo I. Suetonio, historiador latino de esa época, parece referirse a ella cuando dice que Nerón tocaba un instrumento llamado utricularius, descrito de forma que evoca al de una gaita primitiva.

Menos claro es que sea una gaita el instrumento grabado en una terracota hallada en Alejandría, del año 100 a.C., hoy exhibido actualmente en el museo de Berlín.

En poco tiempo su estructura, composición y partes ya estaban bien definidas. La gaita es un instrumento compuesto, integrado por elementos característicos: la bolsa, que hace de reservorio o depósito de aire para que no se interrumpa el sonido mientras el músico respira, y la boquilla.

La melodía, siempre dulce y melancólica, se toca normalmente en un tubo (como si fuera una trompeta), mientras el acompañamiento se consigue mediante una serie de orificios.

Tampoco te pierdas quién inventó el piano y su historia

Evolución y expansión de la gaita

Son diversas las modalidades que el instrumento ha adquirido a lo largo de su historia. La gaita escocesa o bagpipe, llamado instrumento de caña, que se sopla por medio de un odre especial, o saco, llamado cornamusa, al que los alemanes y escoceses denominan sackpfeife.

Es una especie de odre de cuero que al ser comprimido por el brazo del gaitero hace que el aire entre en varios canutos, uno de los cuales está provisto de agujeros, que sirve para interpretar la melodía, mientras que los otros dos hacen de bordón.

Otras, como la gaita irlandesa, produce la melodía (ver origen de las notas musicales) en la bolsa manejando el músico una especie de fuelle accionado por el brazo del gaitero.

Otros pueblos a lo largo de la Historia han adoptado el instrumento a su genio y carácter, cómo por ejemplo:

  • La gaida búlgara, pastoril y bucólica
  • La gaita polaca, resistente y muy sonora
  • La gaita checa llamada dudy o koza, más bravía.
  • La gaita bretona o biniou, de sonido parecido a las gaitas del noroeste europeo
  • La suave gaita zampogna italiana.

En Francia la gaita dio lugar a un instrumento muy parecido: la musette, tipo especial de cornamusa con mecanismo nuevo y odre manejado por la mano izquierda del músico, puesto de moda en la Corte de Luis XIV.

La gaita gallega es seguramente la más completa. En su forma original, se compone de un cuero al que está asido una flauta con sus agujeros, donde pulsan los dedos, y un cañón largo que llaman “roncón”, con un canuto en la parte superior del odrecillo o cuero por donde se introduce o insufla el aire.

Está formada por un odre de cuero que hace las veces de fuelle, y al que van unidos tres tubos: uno para soplar, otro con agujeros a modo de dulzaina y otro más grueso y largo que hace de bajo.

La gaita zamorana, compuesta de caja con diferentes cuerdas que pisa una rueda accionada por el manubrio o cigüeña, mediante teclas dispuestas a un lado de esa caja, muy popular en tiempos cervantinos, de mediados del siglo XVI a principios del siglo XVII, que era instrumento rústico y pastoril. Las había de varias hechuras, aunque su formato y aspecto no se ajusta a la idea que de la gaita tradicional se tiene.

También te puede gustar conocer la historia del tambor

Origen de la palabra gaita – etimología

En cuanto a su etimología, es una palabra de origen gótico o alto alemán antiguo, de gaits = cabra, por hacerse su fuelle del pellejo de este animal. Se emplea en castellano desde la Edad Media.

La gaita o cornamusa, que como hemos dicho procede de Asia, propagándose después por toda Europa, arraigó en España más que en otros lugares, de modo que de España procede el término, adaptado luego por los hablantes del norte de África y cuenca mediterránea hasta  Turquía, seguramente llevada por los judíos expulsos o sefarditas y los moriscos, siempre nostálgicos y añorantes del paraíso perdido que para ellos era la España de sus recuerdos.

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera.com esperamos haberte podido ayudar a encontrar lo que buscas con esta reseña histórica sobre el Historia de la gaita y su origen. Si deseas saber más, te recomendamos que visites nuestra categoría de HISTORIA, donde encontraras otros artículos similares.

Si te ha gustado, te invitamos a compartir en las redes sociales o con tus amistades y familia. También puedes seguir nuestra página de historia en Facebook. Del mismo modo, te invitamos a que nos dejes tu opinión mediante un comentario o darnos un “me gusta”. 🙂 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here