gato adulto o joven

Si te estas planteando la compra, o mejor aún, la adopción de un gato, una de las primeras preguntas que se vienen a la cabeza es: ¿escoger un gato adulto o un gato bebé?, ¿qué es mejor?, ¿qué ventajas y desventajas tiene cada caso? Para responder a estas preguntas en CurioSfera.com queremos darte unos consejos para poder acertar y elegir el gato con la edad más adecuada para ti.

Tampoco te pierdas cuánto viven los gatos

Ciertamente resulta muy atrac­tivo criar a un gatito bebé o muy joven, pero la fasci­nación de los animalitos no dura­rá demasiado tiempo. Un gatito cachorro requerirá de más aten­ción humana que un nuevo gato adulto y algún miembro de la fa­milia tendrá que responsabilizar­se de los cuidados del minino (ver cómo cuidar a un gato bebé sin su madre).

Probablemente habrá que lim­piar los residuos dejados por el gatito, al menos durante los primeros días, hasta que el pequeñuelo se acostumbre a su nuevo entorno. Una ventaja de adoptar o comprar un gatito en vez de un gato adulto consiste en que los pe­queños son más impresionables que los adultos y, por lo tanto, resultan mucho más receptivos a la personalidad y tempera­mento de su propietario.

Por cierto, ¿sabes cómo saber si un gato es hembra o macho?

Un ga­to maduro probablemente tenga costumbres más enraizadas. Una de las ventajas de adoptar o comprar un gato adulto con el que te sientas cómodo es que su ca­rácter probablemente esté bien establecido, mientras que nunca podrás estar seguro de cómo se desarrollará un gatito a pesar de las influencias que pueda recibir.

Muchos eventuales propieta­rios de gatos piensan que no po­drán o no querrán dedicar el tiempo necesario para atender a un gatito. En estos casos, si no dispones de mucho tiempo un ga­to adulto de buen carácter puede ser la mejor solución.

Las perso­nas con ganas y tiempo para de­dicarse a jugar, educar o sim­plemente a estar con un gatito, probablemente se sentirán mu­cho más felices si adoptan o compran un animalito de poca edad que si adquieren un gato adulto.

Por cierto, ¿sabes cómo saber si un gato es hembra o macho?

Es po­sible que una persona mayor no pueda cuidar de un gatito joven, pero un gato adulto adiestrado y cariñoso sería el perfecto animal de compañía para ella. Un ani­mal así dará a la persona su ca­riño, atención y compañía, será fácil de mantener y proporciona­rá interminables horas de entre­tenimiento y placer.

Las familias que posean un perro harán mejor en comprar un gatito joven, puesto que un gato adulto (ver cómo conocer la edad de un gato) podría tener problemas pa­ra acostumbrarse al perro, consi­derándolo como un enemigo y re­sintiéndose, aunque el perro haya estado en la casa antes que él.

Sin embargo, un gatito aceptará encantado a un perro como com­pañero de juegos, confidente y amigo. A menos que sea de mal carácter, un perro suele aceptar a un gato al menos como una fuen­te de diversión y un compañero de juegos, y muchas veces como otro miembro de la familia que ha de ser cuidado, amado y protegi­do. Invariablemente los cachorros y los gatitos entablan amistad rá­pidamente, especialmente si llegan a su nueva casa al mismo tiempo.

Las familias con niños tienen que pensarlo bien antes de adoptar o com­prar un felino. Conviene que consideren si no sería más ade­cuado comprar para su hogar un animal de compañía que no sea un felino.

A los gatos no les gus­ta recibir un trato brusco, y si los niños de la familia son demasia­do jóvenes como para respetar a un gato, especialmente su ocasional necesidad de privaci­dad, su derecho a decidir cuán­do jugar y cuándo no hacerlo, su derecho a no ser manipulado como un perro y sus posturas y gruñidos de advertencia, esa fa­milia no debería tener un ga­to.

Los gatos pueden causar se­rias heridas a un niño, y si bien estas acciones son invariable­mente una reacción ante una determinada conducta, proba­blemente los padres culparán al gato por el mal comportamiento de su hijo.

Cuando los niños han crecido con gatos y la familia quiere reponer un felino que se ha muerto, no debería haber problemas para tomar la deci­sión de adoptar o comprar otro. Si el pri­mer gato y los niños se han lle­vado bien, un nuevo gato será bien recibido.

De no ser así, y si la familia está determinada a ad­quirir o adoptar un nuevo animal de compañía, sería conveniente consi­derar la adopción o compra de un animal que no sea un felino.

¿Quieres saber más sobre gatos?

Si quieres ver otros artículos parecidos a Adoptar o comprar un gato adulto o jóven te invitamos a visitar la categoría de mascotas. También puedes realizar tus preguntas directamente en el buscador de nuestra web.

Y recuerda, si te ha gustado, compártelo en las redes sociales o con tus amistades y familia. Así otros amantes de los felinos lo podrán conocer. También nos puedes dejar un comentario con tu opinión o dudas. Además, si quieres estar al día, sigue nuestra página sobre mascotas en Facebook. 😉

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here