El gato dentro o fuera de casa ¿Qué es mejor?

Como propietario de un gato tendrás que decidir desde el principio si vas a mantener a tu gato dentro de casa o si le per­mitirás moverse libremente fuera de ella. Los mayores peligros para los gatos en el exterior, aparte de contraer enfermedades como la ente­ritis felina y la neumonía, ambas infecciosas, son los automóviles y los perros grandes. En CurioSfera.com te damos los mejores consejos al respecto.

Tampoco te pierdas las principales enfermedades de un gato

Por qué mi gato debe vivir dentro de casa

Debido a las grandes cantidades de perros y vehículos que existen en las áreas urbanas densa­mente pobladas, conviene que los gatos que habitan en ellas vi­van dentro de las casas independientemente de la raza de gato que se trate.

puedo dejar salir mi gato a la calle

A los gatos de granjas, fincas en el campo y propiedades agrícolas se les puede permitir tanto que vaguen libremente como que vi­van con la familia. Ya que su función principal no es la de una mascota hogareña.

Pero, ¿qué sucede con el gato que vive en un pueblo o en un suburbio con poca densidad de población? Si cerca de la casa hay carreteras o calles importantes, no hay que dejarlo salir. Además, si algunos de los perros del vecindario pa­sean libremente por las calles (lo cual no debería estar permitido, pero sucede frecuentemente) conviene que el gato de pueblo se mantenga dentro de casa.

Cuando el vecindario es tranqui­lo, sin demasiados automóviles o perros, puede dejarse que los gatos salgan (aunque debes tener en cuenta que muchas veces esto puede acarrear problemas con los vecinos).

A menos que tu gato sea un ratonero que trabaja en una granja, rancho o en el campo, no parece haber buenas razones para dejar que vague a su antojo fuera de casa. Es posible que la única razón para que haya tan­tos gatos en libertad fuera de las casas consista en que sus pro­pietarios no son tan responsa­bles en sus cuidados como de­berían y podrían serlo.

Por qué no dejar a un gato salir fuera de casa

Hay varias razones en contra de la costumbre de dejar que los gatos salgan de casa además de los peligros representados por los automóviles y los perros. Como por ejemplo:

  1. Es muy fácil robar un gato atrac­tivo que ande suelto. Como aún no se ha difundido extensiva­mente la costumbre de tatuarlos para identificarlos, los gatos ro­bados pueden venderse fácil­mente.
  2. También existe la posibi­lidad de que un gato que vaga sea capturado por la patrulla municipal de animales y llevado al depósito.
  3. A mucha gente no le parece nada bien que un gato excave en sus jardines, que moleste a sus propios animales o que marque sus casas con su orina. Es posible que una esco­peta o un rifle de aire comprimi­do esté esperando la próxima vi­sita del gato.
  4. Algunas personas ponen veneno en sus terrenos para matar cualquier animal que entre en ellos, y un gato en liber­tad puede también estar ex­puesto a un envenenamiento secundario si se come un ratón o rata contaminados. Puedes ver razones por las que un gato vomita para obtener más información al respecto
  5. El asfalto de las calles es otro peligro para los gatos callejeros, especial­mente durante el verano. El gato que anda fuera de casa puede enfermar por la exposición a sis­temas de riego, a pinturas de cal o a insecticidas.
  6. Debido al gran número de gatos abando­nados, no es extraño que un ga­to regrese a casa exhibiendo las marcas de una riña o con heridas serias que pueden comprometer su salud.
  7. Los gatos que salen fuera de casa están más expuestos a contaminarse con pulgas y garrapatas, pue­den encontrarse con un animal con rabia y contraer esta enfer­medad (ver mi gato tiene la rabia), o pueden tener un desa­fortunado encuentro con un puercoespín o con una mofeta.
  8. Puede ser víctima de desalmados. A los propietarios de gatos nos han repugnado siempre las ac­ciones de grupos de jóvenes que se divierten despellejando, ahogando o torturando gatos de algún otro modo.
  9. Puesto que a los gatos suele gustarles echar­se debajo de los automóviles aparcados, hay mucho riesgo de sufrir heridas si el propietario lo arranca y lo mueve.
  10. Si tienes una gata en celo, corres el riesgo de que sea montada. Por lo que puede quedarse preñada y tal vez no sea lo que deseas en ese momento o no puedes hacerte cargo de los gatitos.

¿Vivir fuera puede cambiar el comportamiento de un gato?

Aunque las opiniones al res­pecto varían, puede decirse que si vive fuera de casa la mayor parte del tiempo no será un gato tan afectuoso y cariñoso como uno que viva en el interior, porque querrá salir a vagar con sus amigos callejeros.

motivos para que un gato no salga de casa

Una de las razones para esto po­dría ser la falta de contacto fre­cuente con la gente. Asimismo, esto puede afectar nuestros pro­pios sentimientos con respecto al gato.

Es probable que cuando el gato envejezca su propietario no sienta por el animal el mismo afecto que sentiría si éste hubie­ra pasado con él la mayor parte del tiempo precedente. Podría ser muy posible que al propieta­rio no le preocupara su gato, en cuyo caso los últimos años de vi­da del felino podrían ser misera­bles.

¿Puedo sacar a mi gato a pasear atado como un perro?

Algunos propietarios sacan sus gatos al aire libre para que tomen el sol y el aire fresco, pero los atan para limitarlos. Aunque en principio pueda parecer una buena idea, esto es sumamente peligroso si hay pe­rros en las cercanías, porque un gato atado no tiene escape posi­ble ante el ataque de un perro.

Aunque no haya perros en las cercanías, siempre existe la posi­bilidad de que un gato atado pueda estrangularse a sí mismo ac­cidentalmente si se asusta con algo.

Si quieres sacar a tu gato a la calle, te recomendamos que emplees las mochilas porta-gatos existentes en el mercado. Hay muchos modelos y tienen “ventanas” y aberturas seguras para que tu mascota pueda ver el exterior en todo momento y respirar cómodamente:

¿Cómo puede disfrutar mi gato del aire libre?

Hay, sin embargo, un método seguro para tener a los gatos al aire libre. Consiste en el empleo de un corral, patio o en­cierro al aire libre, como los que se usan en los criaderos o en las residencias para gatos. En muchos lugares se les denomina “catios”.

Estos en­cierros proporcionan amplio es­pacio para que el gato pueda ejercitarse y para una saludable exposición al aire fresco y a la luz solar. Además, protegen al gato de los visitantes inesperados y evitan que se escape hacia las calles.

Algunos encierros están construidos de modo muy elabo­rado e incluyen sectores para que el animal viva durante todo el año, pero un aficionado con habi­lidades normales puede construir fácilmente un encierro resistente y apropiado en su jardín. Para breves períodos de tiempo, pue­de usarse como zona de ejerci­cios para un gato una perrera portátil para un perro grande.

¿Quieres saber más sobre gatos?

Si quieres ver otros artículos informativos parecidos a El gato fuera o dentro de casa puedes pasar por la categoría de mascotas. También puedes realizar tus preguntas en el buscador de nuestra web.

Y recuerda, si te ha gustado, te invitamos a compartir este post en las redes sociales o con tus amistades y familia. También nos puedes dejar un comentario con tu opinión o dudas. Además, si quieres estar al día, sigue nuestra página sobre mascotas en Facebook. 😉

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here