preparar el parto de una gata

Si tu mascota felina de tu casa está embarazada es importantísimo que sepas cómo preparar el parto de una gata para asegurarte que todo salga correctamente. Saber cómo actuar ayudará tanto a la mamá como a los gatitos que están por venir. En CurioSfera.com queremos explicarte los preparativos necesarios antes de que se produzca el parto.

Tampoco te pierdas cuidados de una gata embarazada

Calcula cuándo va a parir tu gata

El parto de las crías suele producirse unos sesenta y cua­tro días después del aparea­miento. Este período de gestación puede variar en unos pocos días, pero la regla general es que sea de nueve semanas. Haz una señal en tu calenda­rio y prepárate para estar en ca­sa unos pocos días antes y después del día 64.

Para más información mira cuánto dura el embarazo de una gata

Alimentación para la mamá gato

Unas cuatro o cinco semanas después del apareamiento, hay que agregar vitaminas A y B y suplementos de calcio a la dieta de la gata. La dieta del gato debe­rá consistir en los alimentos de calidad habituales, ricos en pro­teínas, como por ejemplo pollo, hígado, corazón, carne y huevos.

Del mismo modo, garantizar la ingesta de una mayor cantidad de lí­quido antes y después del parto ayudarán a la madre a producir leche en cantidades suficientes.

Preparación del nido

La opción más empleada para la caja de parto o caja nido de los gatos suele ser el cartón. La caja-nido ha de estar recu­bierta interiormente con papel de periódicos, que mantiene el fon­do abrigado y absorbe la hume­dad.

cómo preparar la caja de parto de mi gata

Los papeles tienen que es­tar cubiertos con una sábana vieja para que la tinta no impreg­ne el manto de los animales. La gata podría intoxicarse al lavarse a sí misma o lamer a los gatitos e inge­rir la tinta de los diarios.

No es aconsejable poner mantas por­que los gatitos tienen uñas pe­queñas y aguzadas como alfile­res que podrían enredarse fácilmente con el tejido de lana o de acrílico. Por otra parte las sá­banas viejas son suaves y blan­das.

El color no tiene importan­cia, aunque algunas personas piensan que las sábanas blan­cas, si bien permiten una buena visión de los gatitos contra el fondo blanco, reflejan demasia­da luz.

Sin embargo, si la caja- nido ha sido puesta en un lugar en el que no haya luz solar direc­ta ni luz de una lámpara potente, no hay motivos para preocupar­se por los reflejos de las sába­nas blancas.

La caja-nido debe­ ría ser de una longitud suficiente para que la gata pueda estirarse cómodamente y de bastante al­tura, de modo que los gatitos no puedan salir fácilmente de ella.

 

Ubicación de la caja-nido

Unas pocas semanas antes del nacimiento hay que comenzar a acostumbrar a la hembra a su nido. Esto implica dos ventajas:

  1. Las probabilidades de que ella tenga los gatitos en un lugar po­co conveniente (para ti) se minimizan.
  2. Como la hembra estará acostumbrada a la caja-nido desde antes, en el momento del parto ella se senti­rá más cómoda en el lugar elegi­do por ti.

Si no proporcionas una caja-nido a la hem­bra, no debería extrañarte si ella pare sus gatitos en un arma­rio, bajo el sofá, en su cama o incluso en un rincón de la coci­na. Para algunas personas esto no implicaría problema alguno, pero otras lo considerarían inaceptable.

Si decides que tu gata debería tener sus gatitos en un lugar de tu elección (y no de la de ella), recuerda que los recién nacidos son afectados de mane­ra muy adversa por la luz solar directa que lastimaría sus ojos, y por las corrientes de aire y la humedad que les causarían res­friados y graves infecciones res­piratorias (ver cuidados para gatos bebés).

dónde colocar la caja nido de una gata

Por esta razón no suele ser aconsejable dejar que la gata dé a luz en un subterrneo o sótano. Ciertamente algunos criadores tienen sus gateras en los subterráneos, pero solo des­pués que esos habitáculos han sido adecuadamente prepara­dos para que sean cómodos du­rante todo el año, protegidos contra la humedad, etc.

Las buhardillas suelen ser demasia­do calurosas, y no te resultaría cómodo subir y bajar escaleras constantemente para vi­gilar a los gatitos. Los garajes no deberían ni siquiera considerarse como lugares adecuados para una nueva familia de gatos.

Un gatito es muy débil, como un bebé humano, y la infancia es la época más peligrosa en la vida de un gato porque durante ella el animalito está expuesto a en­fermedades fatales para un gato.

Tal vez el lugar más adecua­do para el nido de los gatos sea uno de los lugares favoritos de la gata, un lugar donde a ella le guste echarse para dormir sus siestas. Probablemente sea un lugar algo alejado de los centros de mayor actividad de la casa, tranquilo y sin luz solar directa.

Naturalmente, algunas gatas prefieren la parte superior de una nevera o la repisa de una librería, y éstos, evidentemente, no constituyen una buena elección para el emplazamiento de la caja-nido.

Pero incluso las ga­tas que prefieren los lugares de descanso elevados desde los cuales puedan observar todo lo que sucede a sus pies suelen tener un rincón apartado en el cual se Instalan ocasionalmente; ésta sería la ubicación Ideal del nido. Recuerda mantener la ha­bitación a una temperatura ade­cuada, evitando las corrientes de aire mientras los gatitos sean pequeños.

Cortar el pelo de las mamas

Para ayudar a los gatitos a mamar conviene cortar el pelo alrededor de los pezones de la gata, pero si ésta no está acos­tumbrada a que le corten el pelo, las uñas y a cosas parecidas, no lo intentes.

preparativos antes de que mi gata para

La gata podría mover­se bruscamente, y si tienes en las manos unas tijeras afiladas podrían herir a la madre o a alguno de los gatitos. Conviene no usar nunca tijeras afiladas en un animal.

La mayor parte de los animales se sobresaltan fácil­mente y los movimientos repenti­nos pueden causar accidentes. Es más seguro usar tijeras ro­mas, de puntas redondeadas.

El entorno

Este es un punto muy impor­tante. Una gata tiene que estar en un entorno familiar y con gen­te conocida en la que confía cuando da a luz a sus gatitos.

Separarla en ese momento cru­cial de su casa y de su familia le produciría un estrés innecesario. Si bien una gatera comercial o el consultorio de un veterinario pueden poseer excelentes insta­laciones, no pueden en cambio proporcionar a la nueva madre el cariño que ella está acostumbra­da a recibir en casa.

¿Quieres saber más sobre gatos?

Si quieres ver otros artículos parecidos a Cómo preparar el parto de una gata te invitamos a visitar la categoría de mascotas. También puedes realizar tus preguntas directamente en el buscador de nuestra web.

Y recuerda, si te ha gustado, te invitamos a comaprtir en las redes sociales o con tus amistades y familia. Así otros amantes de los felinos lo podrán conocer. También nos puedes dejar un comentario con tu opinión o dudas. Además, si quieres estar al día, sigue nuestra página sobre mascotas en Facebook. 😉

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here