Akita: comportamiento, características, historia, cuidados y salud.

Entre las características de la raza de perro Akita Inu o akita japonés destaca su fuerte y gran tamaño. Su carácter es dócil, fiel, amigable y alerta. Un can originario de Japón que está ganando adeptos en todo el mundo. En CurioSfera.com te explicamos TODO sobre el AKITA: temperamento, aspecto, salud, enfermedades, alimentación, cuidados e historia. Además de consejos para la compra o adopción de un cachorro, su educación y adiestramiento. ¿Te apetece?

También te puede interesar conocer al perro Shiba Inu

Índice de contenidos

Carácter del akita

El carácter del akita es dócil, inteligente y con mucho coraje. No conoce el miedo ni rehuye el enfrentamiento cuando lo considera necesario. Por ello su sobrenombre de “samurai canino”. Pero eso no es impedimento para que se comporte como un animal muy cariñoso y afectuoso con su familia.

carácter akina japonés

A pesar de todo, debido al comportamiento del akita, no puede decirse que se trate de un perro apto para cualquier tipo de dueño. Para sacarle el mejor partido a esta raza tan especial es preciso tener una cierta experiencia en el trato con animales y conocer los mecanismos del comportamiento canino.

La personalidad del akita hace que necesite contar con un líder consistente que actúe con firmeza, coherencia y confianza. Sólo de esta manera se entrega totalmente a su dueño y deja las decisiones en sus manos, para limitarse a ser el simple ejecutor de sus órdenes.

En caso contrario, se vuelve algo terco y afianza aún más su independencia natural, hasta el punto de que es posible que empiece a tomar sus propias decisiones y que intente ocupar un puesto que no le corresponde en la pirámide jerárquica familiar.

El temperamento de la raza de perro akita hace que, si no se lo somete a una disciplina adecuada se vuelve posesivo y sobreprotector, y desarrolla comportamientos agresivos hacia otros perros y hacia animales de otras especies.

comportamiento perro akitaPor ello, el trabajo de adiestramiento de este can debe iniciarse cuando es un cachorro de pocas semanas, con el objetivo principal de que se refuercen los vínculos de lealtad con su dueño y se creen unos mecanismos de respuesta automática a sus órdenes.

Si se consigue controlar toda la actividad diaria del perro éste llega a asumir como imprescindible la presencia de su dueño y líder, y entonces le confía su vida y todo lo que hace.

En realidad, el temperamento y la forma de actuar del akita está muy en consonancia con las tradiciones culturales de Japón, ya que los sogunes y los samuráis también eran hombres de honor que tenían a sus órdenes a otros que depositaban en sus líderes la confianza más alta y les hacían dueños de su propia vida, de idéntica forma a como ellos hacían con el emperador.

Perro muy jerárquico, si se le hace entender cuál es el orden establecido de manera clara nunca intentará transgredirlo, a menos que sea para defender a los suyos, pues en su corazón late siempre un guerrero noble y dispuesto a hacer cualquier cosa por su familia.

temperamento akitaPor ello se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, pero lo cierto es que esto se ha conseguido porque desde hace milenios los hombres han moldeado a los canes a su imagen y semejanza, atendiendo a sus características y sus necesidades, utilizando para ello criterios selectivos entre los cuales se encuentran la propia cultura y el carácter de cada persona.

Esto explica cómo un perro puede reflejar de manera tan evidente la idiosincrasia y el temperamento tradicional japoneses.

Junto con sus habilidades para la caza o su temperamento para la lucha, ambas actividades hoy casi en desuso en Japón, el akita es un perro guardián valiente e incorruptible.

De hecho, por tradición las madres dejaban a sus hijos más pequeños al cuidado de algún ejemplar de la raza, lo que da muestra de la confianza y el apego que sentían por sus perros.

También te puede gustar conocer al perro Chow chow

En consecuencia, la relación entre el akita y los niños es extraordinaria, pero sólo se debe dejar a los más pequeños a solas con él si se lo ha acostumbrado desde cachorro y, en especial, teniendo la precaución, por un lado, de no dejar niños desconocidos en su presencia y, por otro, de educar a los chavales acerca de la manera de tratar a su perro, enseñándoles a valorar sus características y a respetar su manera de ser.

Un ejemplar presionado o sometido a un trato vejatorio puede llegar a revolverse e incluso a morder, algo muy peligroso en esta raza dado que se trata de un animal fuerte y potente.

Los niños deberían aprender de sus padres a tratar al perro como si fueran su líder, comportándose con él de la misma manera que la persona que ocupa el lugar más destacado de la «manada».

El akita es un perro ideal para las familias dinámicas y las que poseen cierto conocimiento acerca del trato con perros, pues con ellas se convierte en un animal de compañía ideal, siempre que se le garantice el ejercicio físico y mental adecuado que necesita a diario.

¿el akita es un perro peligroso?

  • Energía: Necesita mucho ejercicio y no le basta con los simples paseos con correa.
  • Temperamento: es un perro tranquilo, fiel y dócil, y muy receptivo. Es un can valiente, activo, independiente y orgulloso. Muy leal a su familia, con su amo es obediente, entregado y afectuoso.
  • Adaptabilidad: media/Alta. Puede adaptarse a la vida en la ciudad, pero siempre que se le garantice poder hacer mucho ejercicio.
  • Sociabilidad: media/Alta. Es amistoso con su familia y se lleva bien con los niños si lo respetan. Por defender a su familia puede llegar a agredir.
  • Salud: Hay casos de displasias y de alteraciones de tiroides.
  • Longevidad: Vive entre 12 y 15 años.
  • Utilidad: versátil. Es sobre todo un perro de compañía, pero también de utilidad, de guarda y, antes, de combate y caza.
  • Utilización: compañía.

Características del akita

cómo es el perro akita

Respecto a la apariencia general del akita japonés es un perro de tamaño muy grande, complexión robusta y fuerte, y con una masa corporal significativa, pero bien proporcionado.

Las características sexuales secundarias están claramente definidas. Es un animal que destila gran nobleza y dignidad en su fisionomía.

Con un tamaño muy grande, su cuerpo se caracteriza por su constitución fuerte, sólida y muy equilibrada. Su estructura es más bien rectangular y el cuerpo de las hembras es algo más largo que el de los machos.

Su cabeza está bien proporcionada con respecto al cuerpo, tiene la frente ancha y el surco frontal nítido. El hocico es fuerte y no muy largo, con la caña nasal recta. La trufa es grande y negra

aspecto físico perro akitaSus ojos son de color marrón oscuro, son relativamente pequeños, casi triangulares, con el ángulo externo un poco levantado hacia arriba y colocados moderadamente distanciados entre sí.

Tiene las orejas relativamente pequeñas, gruesas, triangulares y con la punta redondeada. Están algo separadas y el animal las lleva erguidas e inclinadas hacia delante.

Cuenta con unos pies gruesos y redondeados, se presentan arqueados y con los dedos apretados. Soportan unas extremidades fuertes y con buena osamenta.

qué es el akitaSu cola siempre es gruesa, implantada alta y está muy poblada de pelo largo y suave. El animal la lleva bien enroscada sobre la espalda, y cuando cuelga la punta llega hasta los corvejones.

El akita inu cuenta con un pelo liso y de textura dura en la capa externa, y muy abundante en la interna. La gama cromática incluye el rojo leonado, el sésamo, el atigrado y el blanco. Algunos se asemejan al Husky rojo.

 Veamos ahora con más detalla cómo es el estándar de la raza:

Estándar de la raza Akita

  • Apariencia general: es un perro grande, de aspecto sólido y fuerte, y bien equilibrado. Destila nobleza y señorío.
  • Tamaño y talla: muy grande.
  • Altura de la cruz: entre 64 y 70 cm los machos y entre 58 y 64 cm las hembras
  • Peso: entre 35 y 50 kg los machos y entre 30 y 45 kg las hembras
  • Origen: Japón.
  • Otos nombres: Akita japonés / Akita / Akita inu
  • Cuerpo: es ligeramente alargado, de complexión robusta y con el vientre recogido. Espalda: Es recta y firme, con el lomo, ancho y musculoso.
  • Cabeza: tiene la frente ancha y su tamaño está en proporción con las dimensiones corporales.akita blanco
  • Cráneo: presenta un surco frontal dibujado con nitidez y sin arrugas.
  • Hocico: es moderadamente largo y fuerte, con una base ancha que se va estrechando hacia la punta, sin ser puntiaguda. La caña nasal es recta.
  • Trufa: es grande y de color negro; en el caso de los ejemplares de pelo blanco presenta a veces una pequeña y difusa falta de pigmentación.
  • Ojos: son relativamente pequeños, casi triangulares, con el ángulo externo ligeramente estirado hacia arriba y colocados algo distanciados entre sí. El iris es de color marrón oscuro.
  • Orejas: de tamaño bastante pequeño, son gruesas, de forma triangular y con la punta ligeramente redondeada. Se presentan bastante separadas entre sí, erguidas e inclinadas hacia delante.
  • Depresión naso-frontal (stop): está bien definida.
  • Mandíbulas: están provistas de dientes fuertes, con la mordida en tijera. Los labios son firmes.
  • Cuello: es grueso y musculoso, en armonía con el tamaño de la cabeza, y no presenta papada.akita criadores
  • Pecho: profundo, con el antepecho bien desarrollado y las costillas moderadamente arqueadas.
  • Miembros anteriores: son fuertes y con buena osamenta. Los hombros se presentan algo oblicuos y bien desarrollados. Los antebrazos son rectos y están dotados de huesos poderosos. Sus codos están muy cerca del cuerpo.
  • Miembros posteriores: están bien desarrollados, con huesos fuertes, y un poco angulados.
  • Pies: son gruesos, redondeados y arqueados, con los dedos apretados.
  • Cola: de implantación alta, es bastante gruesa y el animal la lleva enroscada firmemente sobre la espalda. Con la cola bajada, la punta llega casi hasta el corvejón.
  • Color: rojo leonado, sésamo (color rojo leonado con las puntas negras), atigrado y blanco. Todos los colores citados, excepto el blanco, presentan pelo blancuzco a los lados del hocico, en las mejillas, debajo de la mandíbula y el cuello, en el pecho, el abdomen, debajo de la cola y en la parte interna de los miembros. Esta tonalidad blanquecina es típica de la raza y se conoce internacionalmente como “urajiro”.colores del akita
  • Pelo: de doble capa, la externa es de pelo duro y recto, mientras que el subpelo es fino y denso. La zona de la cruz y la grupa están cubiertas de un pelaje ligeramente más largo que en el resto del cuerpo, y en la cola es donde éste alcanza su mayor longitud.
  • Movimiento: este animal tiene un movimiento elástico y poderoso.
  • Clasificación FCI: FCI n.° 255. Grupo 5 – Spitz y perros de tipo primitivo. Sección 5 – Spitz asiáticos y razas semejantes.

Cachorros de akita inu

Si estás leyendo este artículo, es probable que sea porque te estés plantando comprar un cachorro de akita a un criador. O tal vez, y mejor aún, la adopción. En ese caso creemos que existen una serie de información que debes tener en cuenta para saber si es el perro adecuado para ti.

comprar cachorro akita

perros amazon
Una de las primeras cosas que debe aprender el propietario de un akita japonés es que su perro necesita mucha actividad y, sobre todo, muy variada, pues tiende a aburrirse con las rutinas. Una buena solución es aprovechar los paseos para descubrir nuevos entornos: montaña, playa, ríos, etc.

Cuando el akita coincide con otros perros pueden producirse conflictos y enfrentamientos, en especial si existen problemas de jerarquía.

El akita es un perro muy jerárquico que necesita recibir un buen adiestramiento en su etapa de cachorro. Si su amo sabe erigirse como buen líder, conseguirá su lealtad y su obediencia total.

Con estas premisas, te asegurarás tener unos cachorros felices y, cuando crezcan, una mascota perruna fiel, leal y que siempre estará a tu lado incondicionalmente.

Historia y origen

En su origen, estos perros eran de tamaño entre pequeño y mediano. A partir de 1603, los matagi inu (empleados para cazar osos) comenzaron a usarse como perros de pelea. Más tarde, en 1868 se cruzó la raza con tosas y mastiffs, dando lugar a ejemplares más grandes.

historia raza de perro akitaDespués, en 1908, se prohibieron las peleas caninas, lo cual contribuyó a la mejora de la raza y a la formación de una gran raza japonesa, y así, en 1931, el akita inu fue designado monumento nacional de Japón.

El akita japonés, o akita inu, es el más grande de los perros japoneses de tipo spitz. Durante siglos se ha criado como perro de caza y de compañía, y forma parte de la tradición cultural nipona, pues se cree que los más remotos antepasados de estos perros llegaron al área de Japón cuando las islas aún estaban unidas al continente asiático.

De hecho hay evidencias de la presencia de un perro grande parecido al akita actual, que desde hace más de 3.000 años se criaba dentro de las viviendas y era considerado un miembro más de la familia.

Este perro, de porte noble y de carácter dulce pero algo reservado, vivía al norte de la isla de Honshu, la mayor del archipiélago japonés, y recibió en adelante y para siempre el nombre de la prefectura en la que se daba con mayor frecuencia: Akita.

La verdad es que casi todos los perros japoneses tienen un temperamento muy especial que recuerda conceptos filosóficos y tradicionales japoneses como la lealtad, la obediencia y el valor.

Asimismo, también es muy frecuente que las diferentes razas japonesas reciban el nombre del área geográfica en la que se han desarrollado. Así sucede con el hokkaido, el kishu, el shiba, el kai, el shikoku y, por supuesto, éste, el akita.

No obstante, a lo largo de los años se han utilizado nombres diversos para denominar a la raza. Según la zona donde se criase, se lo llamaba odate inu, nambu inu o kazuno inu (“inu” significa «perro» en japonés, al igual que ken), todas ellas localidades de la prefectura de Akita.

origenes raza akita japonés
Estatua de un akita en Japón

En cualquier caso, su calidad y entidad de perro regional han estado muy claras desde un principio y no se encontraban ejemplares parecidos fuera de Akita.

Por otro lado, esta raza también ha recibido nombres diferentes en función de su utilidad. Así, los perros más urbanos, utilizados fundamentalmente en las tradicionales peleas rituales, eran conocidos como kuvvae inu o kuriya inu, en tanto que los perros de campo, que se solían emplear en la caza mayor, recibían el apelativo de matagi inu.

Las especiales características del akita han llevado a algunos estudiosos, como el prestigioso otólogo japonés Toru Uchida, a defender la tesis de que la raza, independientemente de alguna posible influencia posterior, existe como tal de manera natural, sin intervención del hombre.

Pero para otros está claro que no es así y que estos perros son fruto de la influencia de otros canes originales.

perro akita pequeñoA pesar del reducido tamaño del archipiélago japonés, la regionalización en el desarrollo de las diferentes razas caninas locales es tan evidente que, de hecho, se puede establecer una clasificación en tres zonas marcadamente distintas: los del extremo norte, los del norte y los del sur.

Los del extremo más septentrional parece ser que llegaron a Japón acompañando a los hombres que venían desde el continente asiático y se caracterizan por tener un pelo denso, ser más corpulentos y llevar la cola curvada sobre el dorso, como es el caso del akita.

De hecho, de todas las razas japonesas de tipo spitz, éste es el de mayor peso y tamaño, lo que explica también que haya sido utilizado en empresas más peligrosas y contra enemigos más fuertes y fieros que cualquiera de los otros canes.

Posee un manto doble, recto y de buena textura; tiene una típica cabeza caracterizada por una mirada “oriental” y unas orejas triangulares, erectas y proyectadas hacia delante, y luce una característica cola enroscada sobre el dorso.

Otros perros de esta región y de similares características son los desaparecidos nambu, kouyasu, liyama y el más conocido gou, que llegó a Japón procedente de Corea.

Pero sin duda alguna, existen tres etapas dentro del origen e historia de akita que marcaron un auge en su popularidad. Estas son:

Primera etapa

akita obedienciaHacia el siglo III, una sucesión de malas cosechas de arroz provocó una hambruna que llevó a un florecimiento y una mayor dependencia de la pesca y de la caza por parte de los habitantes de la región para procurarse la alimentación diaria, circunstancia por la cual se hicieron famosos como expertos cazadores.

Incluso los más altos representantes de la nobleza acudieron a Akita para cazar en compañía de los nativos y de sus habilidosos perros, que pronto ganaron fama en todo el país.

Eran especialmente famosos los matagi inu (perros cazadores) de la zona de Odate, situada entre ríos y montañas, y a la que resultaba prácticamente imposible acceder durante el invierno.

Esta especial geografía produjo, por una parte, un lentísimo desarrollo de la región pero, por otra, propició que los perros oriundos de allí se criasen con gran pureza racial y atendiendo a unos criterios selectivos muy especiales y determinados

Segunda etapa

Afianzó la fama de los akitas, cada vez más famosos en todo el país, fue el hecho de que hacia el siglo XVII en Japón se hicieron muy populares las peleas rituales con perros, y los sogunes, los nobles señores gobernantes nombrados por el emperador.

Ellos llevaron hasta la región de Tokio ejemplares de matagi inu, a los que habían conocido en sus jornadas de caza, para que participaran en dichas peleas vistiendo sus colores.

Tercera etapa

Que vino propiciado por una grave crisis acaecida a finales del siglo XVIII y que dejó a Japón al borde de la miseria, pues la escasez de alimentos llevó a una situación social muy convulsa en la que se hicieron habituales los saqueos, los pillajes y los asesinatos.

Por todo ello, los dueños de granjas y casas de campo decidieron hacerse con los servicios de perros de guarda que protegiesen sus vidas y sus bienes, papel en el que el akita volvió a demostrar su capacidad e idoneidad, afianzando así su posición como uno de los perros favoritos en el imperio del sol naciente.

Una historia de cine

La historia de las razas caninas está, en muchas ocasiones, repleta de acontecimientos que, aunque a veces tal vez se encuentran más próximos al mito y a la leyenda que a los hechos reales, conforman la tradición de las mismas y explican su arraigo, su popularidad y su respeto entre los aficionados de distintas partes del mundo.

akita película
Escena de la película Hachiko

En el caso del akita japonés, la lealtad es una de sus características más renombradas. De hecho, es la protagonista de la historia del ejemplar de la raza más famoso de todos los tiempos: Chuken Hachiko, que significa, precisamente, “el fiel Hachiko”.

Este perro nació en Odate, al norte de la región de Akita, en el año 1923, pero se trasladó a Shibuya, cerca de Tokio, cuando tenía dos meses de edad para acompañar a su dueño, un profesor universitario.

Pronto Hachiko se hizo famoso por esperar todos los días a las puertas de la estación de tren de Shibuya la llegada de su amo y así lo hizo, día tras día, incluso después de la repentina muerte de aquél en la universidad.

La enternecedora historia de amor y lealtad de este perro trascendió al gran público cuando fue publicada en uno de los periódicos más importantes de Japón, el Asahi Shimbun, lo que provocó una iniciativa popular que llevó a que se erigiera una estatua del can frente a la estación de tren en 1934.

Idéntica iniciativa fue llevada a cabo en la localidad natal de Hachiko en 1935. Ambas estatuas tuvieron una historia común al ser fundidas durante la Segunda Guerra Mundial para ayudar al ejército japonés. La estatua de Shibuya fue repuesta en 1947 y la de Odate lo hizo en 1987.

Incluso en el año 2009 se estrenó una película protagonizada por Richard Gere que representaba esta enternecedora historia. Dicho film recibió el nombre en español de “Siempre a tu lado, Hachico”.

Educación y adiestramiento

Como se trata de un animal con muchas capacidades, dinámico, inteligente y activo, puede ser empleado en muy distintas actividades, como el agility, la caza, algunos deportes de utilidad, etc.

akita adiestramiento

Aunque no es la raza más adecuada para otras como la obediencia, ya que esta disciplina cada vez más popular se basa en el desarrollo repetitivo de ciertos programas y ejercicios, con los que el akita tiende a aburrirse con facilidad. Lo mejor, pues, trazarle un programa de adiestramiento muy variado y dinámico.

Teniendo en cuenta que necesita hacer ejercicio a diario y que no le basta con los rutinarios paseos con correa, es evidente que el akita no es el perro urbano por excelencia, pero aun así es capaz de adaptarse bastante bien a vivir en cualquier lado.

No obstante, no disfruta en exceso con la continua afluencia de perros y personas a las que no conoce, pero tampoco llega a ser excesivamente problemático con los vecinos, ya que no es un perro muy ladrador.

adoptar akitaLo que no lleva nada bien es vivir solo, aislado, en una caseta en el jardín o en una perrera, fuera de la vista de su familia durante muchas horas, pues desde hace milenios ha sido seleccionado como perro para la casa y la presencia de sus referentes más próximos le resulta indispensable para conservar su buena salud y hallar su correcto equilibrio emocional.

Todo propietario, o potencial propietario, de un akita debe esforzarse en conocer la raza tan en profundidad como le sea posible, ya que sólo desde el conocimiento y el respeto, especialmente por parte de quien debe llevar el mando de la relación (que, desde un principio, se plantea en unas premisas de cierta desigualdad), es posible que la misión resulte exitosa.

La comunicación con este perro es fundamental a la hora de trabajar en condiciones y sacar de él todo el partido posible. Los humanos cuentan con el lenguaje verbal como baza fundamental de la comunicación, pero el akita debe emplear todo su cuerpo y diferentes actitudes para comunicar sus estados de ánimo.

En realidad, se trata de un perro muy gesticulante que utiliza su rostro para adoptar muecas de diferente tipo y mueve todo su cuerpo para expresar qué siente en cada momento, además de ser capaz de modular su ladrido para expresar sus sentimientos y transmitir diferentes emociones a través de una gran variedad de tonos y modulaciones distintas.

Todo ello debe ser interpretado de manera adecuada por la persona que trabaja con el perro si se desea interactuar correctamente con él y se quiere sacar el máximo partido a la raza, que, como se ha visto, posee un gran potencial en todos los sentidos.

Por eso, el primer objetivo del guía o propietario de un ejemplar de esta raza, antes de empezar a trabajar con el perro en un programa determinado de adiestramiento, es establecer un conocimiento mutuo lo más profundo posible durante la etapa de crecimiento, cuando el animal es cachorro y desarrolla una empatía especial hacia las personas con las que convive de manera más cercana y en las cuales encuentra sus referentes vitales.

Durante estos primeros meses de vida del akita su dueño juega un papel esencial, pues se convierte en el líder natural del perro y éste lo sigue a todos lados y le obedece siempre.

Pero también debe aprender a comportarse como un compañero hábil y perceptivo, un amigo capaz de conocer y entender a su perro en toda su extensión, es decir, con todas sus particularidades, tanto las que vienen dadas por su raza como las que son fruto de la individualidad, pues está visto que no todos los ejemplares de una misma raza se comportan siempre de idéntica manera, cada uno tiene su propia personalidad.

Alimentación

cómo alimentar akita

Respecto a la dieta del akita japonés, lo fundamental para mantener al perro sano a lo largo de toda su vida es proporcionarle una alimentación equilibrada y rica en proteínas de origen animal (para garantizar el desarrollo y mantenimiento muscular) y en grasas de calidad (para dar vida y vigor a su pelo, sus ojos, etc.).

En la actualidad, los principales fabricantes de comida para perro han sacado al mercado productos específicos para esta raza. Puedes comprar croquetas o pienso para akita en las tiendas especializadas, o más cómodamente y con más variedad por internet, como por ejemplo aquí.

Aparte de qué come el akita, es primordial que el propietario sea consciente que esta mascota precisa recibir un nivel de ejercicio adecuado y un entrenamiento en el ambiente emocional preciso.

Salud y enfermedades

akita problemas de salud
El akita es un can que goza de buena salud

Ésta es una raza con una longevidad media de entre 12 y 15 años, y con buena salud, aunque por su tamaño y envergadura puede padecer de displasia de cadera y de codos, además de mostrar cierta predisposición a alteraciones tiroideas.

Tampoco escapa a determinadas enfermedades autoínmunes, problemas de piel y ojos, y luxación de rodilla, algo sorprendente en una raza de este tamaño, pero que viene originado por la particular conformación de su articulación trasera.

Por otro lado, el propietario debe buscar desde el primer momento la ayuda de un veterinario de confianza al cual llevar a su akita japonés para que le haga todas las revisiones de salud pertinentes, lo vacune, lo desparasite, le ponga un microchip subcutáneo de identificación en caso de robo o extravío, y responda cualquier duda que pueda surgir.

El conocimiento de todas estas enfermedades debe convertirse en un arma útil en manos de los aficionados y criadores, ya que si éstos identifican cuáles son los ejemplares afectados o portadores de algunas de estas enfermedades de transmisión genética, será posible erradicar poco a poco muchas de las afecciones más graves mediante la selección adecuada de los individuos reproductores.

Cuidados específicos de la raza

cómo cuidar a un akita
En relación al cuidado higiénico y estético, como el akita japonés posee un manto doble, con subpelo abundante y denso, requiere de un cierto mantenimiento, pero el arreglo estético específico es poco complicado.

Lo fundamental es cepillarlo dos o tres veces por semana, y con una frecuencia mayor durante los periodos de muda, para eliminar el pelo muerto, al tiempo que se estimula el crecimiento del nuevo manto.

Es importante saber que este can puede llegar a mudar hasta tres veces por año, aunque lo más normal es que lo haga en dos ocasiones, y en el caso de los ejemplares que viven dentro de la casa la muda, lejos de ser un episodio estacional, se convierte en un fenómeno casi crónico.

El baño también es una parte importante en la higiene de este perro, pero no se debe abusar, ya que se trata de una raza de piel delicada que puede sufrir con el uso reiterado de jabones.

Por ello es fundamental usar un champú adecuado a su tipo de pelaje y no utilizar agua muy caliente, sino sólo tibia.

Con estos pocos cuidados, el akita japonés será un animal de compañía limpio, sano y muy bello, lo cual, unido a su extraordinaria fidelidad y su buen carácter; lo convierten en una mascota perfecta.

¿Quieres saber más sobre perros?

Desde CurioSfera.com esperamos que este post titulado el akita te haya gustado. Si quieres ver otros tipos de perros, te recomendamos que visites nuestra categoría razas de perros.

Y si quieres acceder a consejos y respuestas sobre salud, alimentación, comportamiento y mucho más… pásate por la categoría de perros.

Del mismo modo, puedes escribir tus preguntas en el buscador de respuestas de nuestra web. Y recuerda, si te ha gustado, compártelo con tus amistades y familiares en las redes sociales, o déjanos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here