Abu Simbel – El gran templo de Ramsés II

Uno de los monumentos del Antiguo Egipto más visitados, famosos y sorprendentes de Egipto es el Gran Templo de Ramsés II en Abu Simbel. Y no es para menos, ya que sus dimensiones son espectaculares. En CurioSfera.com te explicamos su origen e historia, quién, cuándo y cómo se construyó y mucha más información útil sobre esta maravilla de la antigüedad.

Tampoco te debes perder las 7 maravillas del mundo antiguo

Historia de Abu Simbel

El gran templo de Ramsés II en Abu Simbel es uno de los monumentos egipcios más impresionan­tes y mejor estudiados del Antiguo Egipto. A excepción de los muros del atrio exterior y una pequeña capilla solar, todo él está excava­do en la roca.

origen del templo de Ramses II
Aspecto actual y original del Templo de Abu simbel

Gracias a su aislamiento y solidez nos ha llegado en un estupendo estado de conservación, ello a pesar del espectacular rescate de que fue objeto con moti­vo de la construcción de la presa de Asuán.

La fachada está presidida por cuatro estatuas sedentes de tamaño colosal de unos 22 metros de alto, con los rasgos del rey, y dan paso a una serie de cámaras interiores que se adentran en las entra­ñas de la montaña.

Este monumento está consagrado al propio Ramsés II, deificado y adorado en vida y también a los tres grandes dioses oficiales del antiguo Egipto:

  1. Amón-Re
  2. Ptah
  3. Re Haractes

La mayoría de los relieves decorativos se inspiran en episodios históricos, como las victorias del faraón en Siria, Libia y Nubia, aunque también hay otras escenas en la que muestra su devoción ante los dioses.

Cuánto mide el templo de Abu Simbel

Pero, ¿cuánto mide el templo de Ramsés II? Pues en cuanto al tamaño del templo de Abu Simbel, para que te hagas una ligera idea de sus colosales dimensiones, debes saber:

  • Altura de la fachada: 30 metros
  • Anchura de la fachada: 35 metros
  • Altura de cada coloso: 22 metros
  • Volumen de piedra excavado: 11.000 metros cúbicos

También te gustará conocer la Gran Esfinge de Giza

Cuándo y quién construyó Abu Simbel

A primera vista se plantean varias preguntas sobre el Templo de Abu Simbel: ¿Quién lo construyó?, ¿en qué año se hizo?, y tal vez la más importante, ¿cómo construyeron el gran templo de Ramsés II? Vamos a verlo a continuación:

quién creó Abu Simbel

Las obras de construcción se iniciaron a principios del largo reinado del faraón egipcio Rameses II (en el año 1285 a. C.), y no se completaron hasta el año 24 del mismo (hacia el año 1265 a. C.). Por tanto solo se tardó en construir 20 años.

El templo se encuentra en Nubia (región al sur de Egipto y norte de Sudán), más allá de los lími­tes tradicionales de la mitad meridional de Egipto, pero dentro de la zona controlada y administrada por los egip­cios.

La elección de tal emplazamiento tal vez se deba al hecho de que la pared de la montaña carecía de fisuras y era de piedra arenisca de buena calidad, ideal por tanto para excavar en ella un monumento de estas características.

El templo está orientado hacia el este y dos veces al año, en febrero y octubre, los rayos del sol penetran hasta el inte­rior del santuario e iluminan las estatuas de culto situadas en el muro posterior.

No acaba de quedar claro si esta iluminación fue intencionada o no, pero en caso de que si lo fuese, no cabe duda de que la orientación de la cara rocosa original fue determinante a la hora de elegir el emplazamiento definitivo.

El interior del templo de Abu Simbel, está excavado directamente en la roca. Tanto los colosos como los relieves murales representan a Ramsés II.

A 120 metros de distancia en dirección noreste hay otro templo también excavado en la roca, si bien de menores dimen­siones, coetáneo al gran templo y consagrado a la diosa Hathor y Nefertari, la esposa principal de Ramsés.

Cómo se construyó el Templo de Abu Simbel

No nos ha llegado apenas texto alguno relativo a la construcción del templo de Ramsés II en Abu Simbel, pero este mismo aporta por sí solo no poca información al respecto.

proceso de construcción del templo de Abu Simbel
El interior de Abu Simbel está escavado en el interior de la montaña

A la hora de iniciar el diseño del templo, los arquitectos procedieron con extrema cautela, ya que un error en el cálculo de las dimensiones de las cámaras o la ubicación de los pilares hubiese sido difícil de rectificar con posterioridad.

Los picapedreros tallaron los colosos a grandes rasgos de acuer­do con las indicaciones de los escultores y horadaron el interior del templo de modo similar al de las tumbas del Valle de los Reyes.

Para esculpir la facha­da y dar a los colosos su aspecto definitivo debió de inter­venir un gran número de escultores altamente cualifica­dos. Mientras, en el interior del templo trabajaba otro equipo de artesanos puliendo y enyesando los muros para eliminar las irregularidades y las grietas de la superficie.

Acto seguido, llegó el turno de los esculto­res, que esculpían los relieves sobre los que se aplicaba pin­tura de vivos colores. De hecho, la mayoría de los relie­ves son bastantes toscos, pero la viveza de las escenas lo compensa con creces.

Gran parte de los desperfectos visibles se ocasionaron poco después de la construcción del templo. Así, la mitad superior del segundo coloso se desmoronó durante un terremoto ocurrido unos diez años después de fina­lizar las obras, pero nunca se llegó a restaurar.

No fue el caso de otros muchos daños menores cau­sados durante ese mismo terremoto y que los funciona­rios del rey restauraron, tal como se puede apreciar en algunos casos, como debajo de uno de los brazos del ter­cer coloso o en el interior del templo.

El traslado del monumento de Abu Simbel

Durante los años sesenta del siglo XX, Abu Simbel se convirtió en el buque insignia de la campaña lanzada por la UNESCO con el objetivo de salvar los monumentos de Nubia ante la inminente construcción de la presa de Asuán.

cuándo se trasladó Abu Simbel
Desmontando el Templo de Ramsés II en Abu Simbel

Entre 1964 y 1968, se desmantelaron los dos templos de Abu Simbel y se reconstruyeron 65 metros por encima de su ubi­cación original. Sin duda, una obra colosal incluso para nuestra época.

Dado que ambos templos estaban excavados en la roca, se tuvieron que dividir en bloques manejables (807 bloques en el caso del gran templo, con una media de 20 tonela­das cada uno de ellos), que se ensamblaron sobre un arma­zón de cemento reforzado insertado en el interior de una montaña artificial. El coste de la operación ascendió a unos 40 millones de dólares de la época.

Pero gracias a esto no quedó sumergido bajo las aguas de la presa de Asuán. Por ello, hoy tenemos la gran suerte de poder visitarlo y contemplar la gran maravilla que es.

El pintor David Roberts que ha inmortalizado este templo en numerosos cuadros dijo de él en el año 1838:

“Esta mañana por fin llegué a Abu Simbel. Talladas en la misma ladera de la montaña, hay cuatro estatuas sedentes con rasgos humanos de tamaño colosal. No hay ningún otro monumento egipcio que supere en belleza y tamaño a este templo, m tan siquiera los santuarios de Tebas”.

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera.com deseamos que esta reseña histórica sobre El gran templo de Ramsés II en Abu Simbel te haya parecido amena, entretenida, y sobre todo, esperamos que de mucha utilidad.

Si además necesitas ver otros post similares, o te interesa consultar otras curiosidades históricas, obtener más respuestas o datos peculiares, puedes visitar nuestra categoría de Historia. Pero si te resulta más fácil, tienes la posibilidad de hacer tus preguntas en el buscador de nuestra web.

Y si te ha gustado, recuerda… puedes darnos un “like”, compartirlo con tus amistades y familiares en las redes sociales, o déjanos un comentario con tu opinión. 😊

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here