Valle de los Reyes en Egipto

El Valle de los Reyes ubicado en Egipto es, sin lugar a dudas, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo. Todo un cementerio exclusivo para faraones. Situado al pie de la montaña de el-Qurn, con su característica cima en forma de pirámide, se halla en el margen occidental del Nilo, a la altura de Luxor. En CurioSfera.com nos gustaría explicarte la historia del Valle de los Reyes.

También te puede interesar conocer las 7 maravillas del mundo antiguo

Índice de contenidos

Qué es el Valle de los Reyes

Oculto por una formación rocosa, alberga en su interior 62 tumbas erigidas en su día para reyes, reinas y altos funcionarios del Imperio Nuevo. En la actualidad, la tumba más famosa de todas es sin duda la del faraón Tutankhamón, descubierta en 1922 por Howard Cárter.

donde está el valle de los reyes

Curiosamente, a pesar de que su interior albergaba una colección de objetos de incalculable valor, lo cierto es que la tumba en si es una de las más pequeñas y menos espectaculares de todo el valle.

En realidad, la tumba más interesante es la de Setos I [hacia 1306-1290 a. C.), ya que no solo es la más completa, sino que además es la que cuenta con los mejores acabados decorativos y arquitectónicos. Es, además, una de las tumbas más majestuosas de toda la antigüedad.

Valle de los Reyes mapa

Cada una de las tumbas del Valle de los Reyes formaba parte de todo un complejo mortuorio real. Así, la tumba, concebida para albergar el cuerpo del faraón con todos sus objetos funerarios, estaba siempre vinculada a un templo situado en las proximidades del Nilo, desde donde se dirigía el culto mortuorio.

Setos I hizo erigir su templo en Gurna, a unos dos kilómetros en dirección este de su tumba, situada en el Valle Real, y mandó construir también un cenotafio y otro templo en Abido.

También te puede interesar la historia del ataúd

Diseño

Las obras de cada nueva tumba real solían iniciarse al poco de haberse enterrado al faraón anterior, y el emplazamiento se elegía con gran detenimiento. Así, los primeros faraones se decantaron por lo más alto de una colina, mientras que los de épocas posteriores, entre ellos el propio Setos I, fueron enterrados en lugares más próximos a la zona baja del valle.

quién diseñó valle de los reyes
Interior de la tumba de Tutankamon

Lo más probable es que se guardaran los planos y los emplazamientos exactos de las tumbas ya existentes para de ese modo no dañarlas al iniciar la excavación de las nuevas, pero en más de un caso se produjeron desafortunadas colisiones.

Al principio se ponía gran énfasis en disimular las entradas de las tumbas (no en vano la elección del valle como necrópolis real se debía probablemente a motivos de seguridad), pero en tiempos de Setos I la tendencia era a decorarlas cada vez más.

La tumba de Setos I está formada por una compleja sucesión de pasadizos descendentes, cámaras con columnas y un pozo a modo de protección, y presenta enormes similitudes con la del faraón Horcmheb.

Se han conservado los planos originales de algunas tumbas, si bien se sospecha que en algunos casos se realizaron una vez concluidas las obras, más como un recuerdo que como planos de obra propiamente dichos. No cabe duda de que el programa decorativo de la tumba de Setos I fue el resultado de un detenido estudio que serviría de referencia inexcusable para las tumbas de los faraones posteriores.

La mayoría de los motivos decorativos se inspiran en los textos religiosos que versan sobre el periplo del Sol durante la noche y el mundo subterráneo. Hay, además, algunas representaciones del propio faraón en compañía de diferentes dioses, así como pinturas con motivos astronómicos.

Cómo se construyó el valle de los reyes

Antes de dar inicio a las obras, era costumbre llevar a cabo una ceremonia ritual que consistía en depositar en unos hoyos ofrendas y distintas herramientas de trabajo, tal como se desprende de los restos encontrados en varias tumbas del Valle de los Reyes.

valle de los reyes visitar

A continuación, se limpiaba de cascajos la superficie donde se iba a construir la tumba y los picapedreros iniciaban las obras. Las tumbas se excavaban en la dúctil piedra caliza de las laderas del valle, de una calidad muy irregular según las zonas.

De hecho, a veces las fisuras de la roca obligaban a alterar el plan original y no siempre era posible deshacerse de los nódulos de pedernal. Los picapedreros trabajaban con azuelas y cinceles de cobre o bronce, así como con mazas de madera.

En unos registros se anotaba minuciosamente la consignación y posterior devolución de cada una de dichas herramientas para evitar sisas. Los cinceles se despuntaban con gran facilidad, con lo que era habitual devolverlos para que los afilasen. A medida que los picapedreros extraían los bloques de piedra, se sacaban los cascotes fuera de la tumba por medio de unos cestos.

Una vez las obras superaban el primer pasadizo, los encaladores preparaban los muros para poder decorarlos. Si la piedra era de buena calidad, bastaba con una fina capa de yeso, pero cuando no lo era, se tenían que nivelar los muros y rellenar las grietas.

Cómo se decoraba

Una vez acondicionada la superficie de los muros, intervenían los pintores, responsables de la decoración de la tumba. Después de elegir los textos de referencia más adecuados, así como los motivos de cada uno de los muros, abordaban la pintura de los mismos con tinta de color rojo.

quién descubrió el valle de los reyes Egipto

En ocasiones la decoración presentaba diversos registros, lo que obligaba a ajustar en consecuencia las proporciones del texto y las figuras. Una vez esbozados los motivos con pintura roja, el jefe de los pintores supervisaba el contenido y la forma de los jeroglíficos y las figuras, y realizaba las correcciones pertinentes con pintura de color negro.

Lógicamente, las tumbas reales quedaban inconclusas si el óbito del faraón tenía lugar antes de la finalización de las obras, de ahí que en muchas tumbas se hayan conservado esbozos incompletos de motivos decorativos.

Seguidamente, los escultores pasaban a dar relieve a los motivos pintados Primero, uno de los escultores menos cualificados tallaba la forma de los jeroglíficos y las figuras y les daba cierto relieve. Entonces, un escultor más experimentado esculpía cada uno de dichos jeroglíficos y demás motivos decorativos hasta darles el relieve deseado.

Por último, los pintores los coloreaban con ayuda de unos pinceles y unos bloques de pintura sólida colocados en el interior de unos pequeños frascos. El contorno se perfilaba con pintura negra, roja o blanca. Algunas partes de la tumba, como los techos, no solían llevar relieves, sino que se decoraban directamente con pinturas.

Durante gran parte del período de construcción la tumba debió de estar atiborrada de obreros y artesanos encargados de excavar, encalar, esbozar, esculpir y pintar en cada una de las secciones de la tumba, intentando en lo posible no tropezar con los porteadores de cascotes en su incesante ir y venir.

A medida que las obras avanzaban, disminuía la cantidad de luz disponible, con lo que se recurría a mechas de lino trenzado y empapado en grasa o aceite dispuestas en unas vasijas de cerámica poco hondas.

Lo cierto es que, aun así, la iluminación debía de ser bastante precaria, de ahí nuestro asombro ante unas pinturas y unos relieves de tal precisión. Se han encontrado algunos ejemplos de estas «velas», y de ellos se deduce que la jornada de trabajo en el Valle de los Reyes debía de rondar las ocho horas.

Quién lo construyó

Uno de los elementos que hacen tan fascinantes las tumbas del Valle de los Reyes es la gran cantidad de información que nos ha llegado acerca de las personas que las construyeron. Éstas vivían en el pueblo de Deir el-Medina, al pie de la montaña, junto a la orilla del río, y cada día se desplazaban andando hasta la tumba (la entrada al Valle de los Reyes estaba restringida para velar por la seguridad de la tumba del faraón).

Valle de los reyes origen
Entrada a dos tumbas del Valle de los Reyes

Se ha conservado una enorme cantidad de restos escritos procedentes de este pueblo, y hoy en día es fácil recrear la vida cotidiana de sus habitantes a partir de todo el conjunto de cartas, anotaciones, registros, documentos legales y demás textos que se han conservado.

Los obreros se dividían en dos grandes equipos de trabajo, los de la «derecha» y los de la «izquierda», aunque la verdad es que no se sabe a ciencia cierta si a cada uno de dichos equipos les correspondía una de las dos mitades de la tumba.

El número total de obreros dependía de la fase en que estuviesen las obras. Así, si el faraón tenía una edad avanzada o si en el momento de la ascensión al trono ya estaba enfermo, lo más probable es que interviniera en la construcción mayor cantidad de obreros.

En concreto, durante el reinado de Rameses II, heredero de Setos I, había un total de 52 obreros, cifra que se redujo a 35 una vez las obras estuvieron próximas a su conclusión. Según se desprende de los registros de asistencia, el nivel de absentismo era alto y las razones más habituales que se aducían era la momificación de algún pariente, cuestiones familiares o embriaguez. Por otro lado, los obreros también consagraban parte de su tiempo a la edificación de sus propias tumbas en las faldas de la montaña, junto al pueblo.

Historia reciente del Valle de los Reyes

Cuando Belzoni descubrió, en 1817, la tumba de Setos I, ésta se encontraba milagrosamente intacta, con todos los relieves íntegros y los colores casi tan vivos como en el momento de sellar la tumba.

la historia del Valle de lo Reyes

Desde entonces, ha sufrido numerosas agresiones: relieves destrozados al extraer bloques para vender a los turistas, ennegrecimiento de los techos por el humo de las antorchas de los primeros viajeros, o el simple desgaste de las pinturas de los muros por el trasiego de interminables riadas de turistas, agravado todavía más por el aumento de humedad que comportó la presencia de estos últimos.

En la actualidad, la extraordinaria tumba se encuentra cerrada al público por un período de tiempo indefinido mientras los conservadores luchan denodadamente por preservarla para las generaciones venideras.

Pero existen otras muchas tumbas que puedes visitar en persona si tienes la suerte de poder viajar a este país. Si lo deseas puedes encontrar más información aquí.

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera.com esperamos que este artículo titulado El Valle de los Reyes de Egipto te haya sido ameno y sobre todo, muy útil. Si necesitas consultar otros artículos similares, obtener más respuestas, o deseas ver otras curiosidades históricas y datos peculiares, puedes visitar la categoría de Historia. Pero si te resulta más sencillo, escribe tus preguntas en el siguiente buscador. Y recuerda, si te ha gustado, dale un me gusta, compártelo con tus amistades y familiares, o déjanos un comentario. 🙂

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here