Pirámides de los Mochicas

En los tiempos en que los indios de América del sur eran considerados paganos, las pirámides de los Mochicas eran unos de los santuarios que existía en el reino. La gente acudía a él en peregrinaje desde muchas partes para llevar sus votos y promesas, así como para rendir homenaje y realizar ofrendas. En CurioSfera.com nos gustaría explicarte la historia del las Huacas o pirámides de los Mochicas, cómo fue su construcción y sus características. ¿Comenzamos?

También te puede interesar conocer las 7 maravillas del mundo antiguo

Índice de contenidos

Historia de las pirámides de los Mochicas

Entre los siglos II y III d. C,, los mochicas ejercieron su dominio sobre un conjunto de valles situados junto a la desértica costa del norte de Perú (ver historia del Perú), en los que levantaron espectaculares pirámides escalonadas de adobe, como las de la Huaca del Sol y Huaca de la Luna, las más grandes de la época en toda América.

pirámides Mochicas Peru historia

Estaban decoradas con murales y frisos con representaciones de los dioses y escenas rituales, y algunas de ellas contenían en su interior las tumbas de nobles mochicas. El pueblo de los mochicas era experto en el trabajo del metal, así como en la cerámica y la confección de tejidos, facetas todas ellas en las que produjeron abundantes obras de arte, destinadas en su gran mayoría a acompañar a los nobles en su viaje al más allá.

Gran parte de las tumbas de los mochicas han sido saqueadas, si bien se han encontrado unas cuantas todavía intactas en la zona de Sipán, en cuyo interior se han hallado muestras de objetos funerarios de una extraordinaria calidad, que permiten hacernos una idea de lo que en su día albergaba el resto de las tumbas hoy saqueadas.

tumbas pirámides Mochicas

Situadas en el centro político y religioso del valle del Moche encontramos las pirámides de la Huaca del Sol y la Huaca de la Luna, ambas iniciadas hacia el 100 d. C. Después de siglos de saqueos, del avance imparable de las dunas de arena y de la acción destructiva de alguna que otra tormenta esporádica, no resulta nada fácil imaginar que en su día hubo en este emplazamiento una próspera comunidad que, en su momento de mayor esplendor, llegó a contar con cerca de diez mil habitantes, y que sembró el llano comprendido entre ambas huacas de todo tipo de obras de arte.

Pirámide Huaca del Sol

En su origen, la Huaca del Sol medía unos 345 metros de longitud y 160 metros de ancho, y alcanzaba una altura de 40 metros sobre el nivel del suelo del valle. Por desgracia, se ha conservado muy poco de su esplendor original ya que, en 1602, unos españoles buscadores de tesoros desviaron el rumbo del cauce del rio Moche justamente hacia la pirámide.

Pirámide Huaca del Sol
Estado actual de la pirámide o huaca del Sol

En su día, tal vez se accedía a lo alto de la pirámide escalonada y con forma de cruz, a través de una rampa situada en la cara norte, muy dañada en la actualidad. Según parece, gran parte del monumento estaba pintado en rojo y, tal vez, algún otro color.

No se sabe si la pirámide hacía las veces de residencia del caudillo de los mochicas o bien tenía una función administrativa. En cambio, en el caso de la Huaca de la Luna se sabe que tenía una función religiosa.

Los arqueólogos han identificado ocho fases de construcción diferentes por lo que respecta a la Huaca del Sol, cuyas obras se completaron (si no totalmente, sí al menos en gran parte) antes del año 450 d. C.

excavación pirámide del Sol mochica

En su obra se emplearon cerca de 143 millones de ladrillos de adobe secados al sol, dispuestos todos ellos en secciones en forma de columnas de gran altura. En algunas de dichas secciones, los ladrillos llevan la misma marca del “fabricante”, que varía desde la huella de una mano o un pie hasta círculos o simples garabatos. En total se han identificado más de un centenar de estas marcas, que en su día permitían distinguir los ladrillos que cada grupo fabricaba como tributo al rey de los mochicas.

Pirámide Huaca de la Luna

Construida al pie del Cerro Blanco, una colina baja de granito y diorita, la pirámide Huaca de la Luna es una estructura de adobe que mide 290 metros de norte a sur y 210 metros de este a oeste, y que alcanza una altura de 32 metros. Los arqueólogos han identificado al menos seis fases de construcción, que abarcan un período de tiempo de casi seiscientos años.

la huaca de la Luna
Reconstrucción aérea pirámide o huaca de la Luna

Consta de tres plataformas y cuatro plazas, algunas de ellas cubiertas, que estaban conectadas entre sí por medio de pasillos y rampas. Por desgracia, unos saqueadores de la época colonial excavaron un foso de enormes proporciones que destruyó dos terceras partes de la plataforma superior.

Se ha calculado que en su construcción se emplearon cincuenta millones de ladrillos de adobe, que se colocaron sobre plazas ya existentes hasta dar forma a las nuevas plataformas del templo.

reconstrucción pirámide de la Luna

El sellado de estas placas primitivas se acompañó de una serie de entierros de los sacerdotes que previamente habían presidido las ceremonias en la Huaca de la Luna. Gran parte de los patios estaban decorados con frisos y murales, en los que domina la figura del “Decapitador”.

Esta era una divinidad con colmillos y apariencia semihumana que suele aparecer sosteniendo en una mano un enorme cuchillo ritual de hoja curva y varias cabezas humanas decapitadas en la otra (los mochicas practicaban rituales con sacrificios humanos). Algunos de los muros que daban al exterior estaban pintados de blanco, rojo u ocre.

decoración pirámides Mochica
Imagen del “Decapitador”

Sacrificios humanos

En la pirámide o Huaca de la Luna se practicaban sacrificios humanos, así como otros tipos de ritos funerarios con que se celebraba el sellado de las estructuras arquitectónicas primitivas y el inicio de una nueva fase de construcción.

sacrificios humanos pirámides de los MochicasPor lo que respecta a los sacrificios humanos, los arqueólogos han encontrado en un recinto situado en la parte trasera del templo restos de más de cuarenta hombres con edades comprendidas entre los 15 y los 30 años.

Los huesos, mezclados entre sí, estaban enterrados bajo gruesas capas de sedimento, lo que permite suponer que dichos hombres fueron sacrificados durante la época de lluvias torrenciales que debió de traer consigo un fenómeno similar al del Niño (inversión de las corrientes del Pacífico asociada a un cambio meteorológico).

restos pirámide de la Luna

Según parece, murieron a golpes de maza y sus cuerpos se precipitaron al interior del recinto desde una piedra situada en lo alto. Algunos esqueletos están extendidos como si las víctimas hubiesen permanecido atadas a estacas antes de morir, unos cuantos tienen los fémures separados de las pelvis, y gran parte de los huesos presentan señales de cortes. Varias de las víctimas fueron decapitadas y se les extrajeron las mandíbulas inferiores.

Ciertamente, dichos sacrificios no fueron consecuencia de un Niño normal, sino de uno de grandes proporciones de los que solo se da una vez cada cien años. Algunas de las víctimas se sacrificaron para aplacar la ira de los dioses y detener las lluvias, mientras que otras se ofrecieron una vez finalizadas éstas.

Sipán

En 1910, unos saqueadores descubrieron una tumba a los pies de la pirámide o Huaca de la Luna con varías máscaras de oro en su interior, lo que permite suponer que los miembros de la clase noble de los mochicas, o incluso sus mismos señores, eran enterrados en esa zona.

construcción huacas Mochicas

Por desgracia, la acción de los saqueadores en el templo ha sido tal que resulta imposible determinar qué contenían las tumbas adyacentes. No obstante, los arqueólogos han descubierto en Sipán un asentamiento mochica situado a unos 100 km de la Huaca de la Luna en dirección norte, con varias tumbas de nobles mochicas con todo su espléndido contenido milagrosamente intacto.

Dichas tumbas, ocupadas por miembros de la familia real, se encuentran en una plataforma situada al pie del túmulo de adobe más grande de Sipán, y contienen todo tipo de objetos de oro y plata, muchos de ellos relacionados con los sacrificios humanos rituales, de lo que se desprende que estos últimos tenían un gran peso en el ceremonial religioso de los mochicas.

En la actualidad existe en Perú un museo donde se pueden contemplar los restos de dichas tumbar reales que han podido llegar hasta nuestros tiempos. Se trata del Museo de las Tumbas reales de Sipán, y puedes ver su web aquí.

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera.com esperamos que este artículo titulado Las pirámides de los Mochicas te haya sido ameno y sobre todo, muy útil. Si necesitas consultar otros artículos similares, obtener más respuestas, o deseas ver otras curiosidades históricas y datos peculiares, puedes visitar la categoría de Historia. Pero si te resulta más sencillo, escribe tus preguntas en el siguiente buscador. Y recuerda, si te ha gustado, dale un me gusta, compártelo con tus amistades y familiares, o déjanos un comentario. J.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here