Historia de la máquina de coser y su inventor

Muy pocas personas conocen la historia de la máquina de coser y mucho menos quién es el inventor. Un invento al que debemos mucho más de lo que te imaginas. Por ejemplo, gracias a ella los precios de la ropa es mucho más económico ya que se pueden confeccionar mucho más rápido que hecho a mano por un sastre o una costurera. ¿Conoces quién, cuándo y dónde se inventó? En CurioSfera.com te damos la respuesta a todas estas preguntas y mucho más. ¿Te apetece? Pues comenzamos.

También te puede interesar la historia de la alta costura

Índice de contenidos

Quien inventó la máquina de coser

La máquina de coser tardó en aparecer, y éste es uno de los enigmas de la historia de los inventos. No lo hizo hasta el primer tercio del siglo XIX en Francia, la idea surgió del sastre lionés Bartolomé Thimonnier, que en 1830 construyó la primera máquinas de coser. Por lo tanto, la respuesta a las siguientes preguntas es:

inventor de la máquina de coser
Bartolomé Thimonnier es el padre de la máquina de coser
  • ¿Quién inventó la máquina de coser?: el inventor de la máquina de coser es Bartolomé Thimonnier.
  • ¿Cuándo se inventó la máquina de coser?: en el año 1830.
  • ¿Dónde se inventó la máquina de coser?: en la ciudad de Saint-Étiene, Francia.

La primera máquina de coser de la historia, construida en madera, era tan rudimentaria y tosca que no trabajaba mucho más deprisa que la mano del hombre, ya que sólo daba una puntada de un solo hilo. No obstante lo elemental del invento, atrajo la atención del ejército, que en 1841 compró ochenta unidades.

origen de la máquina de coser
Primera máquina de coser de la historia

El ejército, necesitado de un medio rápido de confeccionar uniformes militares para su ingente número de soldados, vio en la máquina de Thimonnier la manera de uniformar rápidamente a la tropa durante la monarquía de Luis Felipe.

Sería razonable pensar que un invento así haría rico al dueño de la patente, pero lejos de convertirse en un hombre famoso y respetado Thimonnier estuvo a punto de ser linchado por una turba de sastres que temían que la máquina acabara con su secular profesión e industria.

El motín de sastres asaltó su casa arrasándolo todo, y tanta fue la inquina que le tomaron que el pobre Thimonnier tuvo que huir a Londres donde, en 1848 patentó su invento. Tampoco en Inglaterra hizo fortuna: no vendió ni una de sus nuevas máquinas, muy mejorada a lo largo de aquellos años

Se asoció con el mecánico Magnin para fabricar máquinas de coser de hierro y una cosedora-bordadora que hacía punto de cadeneta y daba doscientas puntadas por minuto. Al pobre sastre no le valió de nada y regresó a Francia donde murió en 1857 pobre, desconocido y odiado por los de su oficio.

También te puede interesar la historia de la plancha

Evolución de la máquina de coser

Al tiempo que Thimonnier creaba su artilugio el norteamericano Walter Hunt patentaba en Nueva York la primera máquina de pespunte o labor de costura con puntadas muy unidas o punto de lanzadera, pero no pudo comercializarla por falta de financiación, y al serle imposible seguir adelante vendió la patente al fabricante neoyorquino George Arrowsmith, quien tampoco tuvo suerte.

origen de la máquina de coser moderna

Parecía que era imposible hacer dinero con una máquina así, a pesar de lo razonable que parecía pensar lo contrario. No obstante estos fracasos, el invento de Hunt se convirtió en el cimiento de otro muy parecido: la máquina con lanzadera sincronizada con la aguja, que patentó Elias Howe en 1846.

A partir de entonces hubo muchos cambios. En 1851 tuvieron lugar importantes innovaciones. Dos sastres de Boston, W. Baker y W. Grower patentaron una máquina que introducía la puntada bifilar —de dos hilos— de cadeneta.

También te puede interesar la historia de la aguja de coser

A su vez, un fabricante de Michigan, A. B.Wilson inventó por entonces un dispositivo de gancho rotatorio que hacía más rápida la acción de coser. Wilson formó compañía con N.Wheeler, fabricante de hebillas, y entre ambos mejoraron todavía más su máquina.

Pero el encargado de llevar a la máquina de coser a sus más altas y merecidas cumbres fue Isaac Merrit Singer, uno de los personajes más importantes en el mundo de la máquina de coser.

¿Cuál fue la primera máquina de coser?
Isaac Merrit Singer y su diseño de máquina de coser

Singer era en 1851 un buen mecánico neoyorquino de origen judío, y como tantos otros innovadores del mundo del vestido —no olvidemos al inventor de los vaqueros— Singer revolucionó la máquina de coser.

La introducción del pedal era el detalle que convertía un fracaso en un éxito: ahora se podía accionar la máquina con el pie; además, la dotó de una rueda dentada que permitía avanzar la tela entre puntada y puntada.

Creó el prensatelas que evitaba que el tejido se moviera y el pespunte no siguiera su camino. La máquina de Singer no utilizaba un gancho, como las anteriores, sino una aguja perforada.

Todas estas ventajas hicieron de su máquina de coser el instrumento más perfecto en su clase. No tardó en darse cuenta de la magnitud del negocio y fundó su propia compañía, la Singer Manufacturing Company.

¿Quién inventó la primera máquina de coser y en qué año?

Él y su socio, el abogado E. Clark, pusieron en marcha un sistema de ventas revolucionario: la venta a plazos. Se podía comprar una máquina de coser con una entrada de cinco dólares y mensualidades de tres, hasta pagar los cien que costaba.

Pero si se compraba al contado, el precio era la mitad. Así vendió su legendario modelo Family. A diferencia del pobre Thimonnier, Singer murió con una inmensa fortuna en 1875, fecha en la que su empresa estaba valorada en trece millones de dólares.

Singer hizo de la máquina de coser uno de los instrumentos más decisivos en la transformación del mundo de la costura e influyó poderosamente en el de la moda, ya que realizaba los complicados sueños de diseñadores y modistas.

Gracias a esta máquina el vestido se hizo más sofisticado, más rico en detalles, más elaborado. Por aquella época ni un solo hogar de la clase media carecía de tan notable invento, de modo que hacia 1861 había en Estados Unidos más de setenta y cuatro fabricantes de máquinas de coser que llegaron a vender ciento diez mil unidades.

Solo habían pasado treinta años desde que Bartolomé Thimonnier inventara su artilugio. Ningún invento conoció un desarrollo tan rápido. En 1870 se hablaba de la máquina de coser hasta en los púlpitos.

Un párroco parisino, en su sermón dominical aludía a ella afirmando: Ciertamente, contribuirá a la salvación de las almas de sastres y costureras, pues sabido es que cien sastres, cien costureras y cien tejedores sumaban antaño trescientos ladrones.

En China e India la máquina de coser Singer supuso la revolución de los talleres de costura. Era la empresa más conocida del país a mediados del XX. Todo el mundo la conocía. Bastaba con poner Singer en un sobre más el sello, y la carta llegaba a su destino.

En The Great Merchants, el escritor Tom Mahoney cuenta que llegó una carta al consulado de Estados Unidos con esta dirección: “A su Alta Santidad el Cónsul General de Estados Unidos de América”, y en letra más pequeña, para orientar al cartero, decía: (junto a la entrada posterior de la compañía Singer, de coser. Calcuta).

También te puede gustar saber la historia del botón

¿Quieres saber más sobre historia?

Desde CurioSfera.com esperamos que este artículo titulado historia de la máquina de coser y su inventor te haya sido ameno y sobre todo, muy útil. Si necesitas consultar otros artículos similares, obtener más respuestas, o deseas ver otras curiosidades históricas y datos peculiares, puedes visitar la categoría de Historia. Pero si te resulta más sencillo, escribe tus preguntas en el siguiente buscador. Y recuerda, si te ha gustado, dale un me gusta, compártelo con tus amistades y familiares, o déjanos un comentario. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here