Historia del dinero, monedas y billetes

Es posible que ahora mismo llevas algo de dinero o plata en tu bolso, cartera o bolsillo. Sirve para poder comprar casi cualquier cosa, pero, ¿conoces cómo fue el origen del dinero? En CurioSfera.com nos gustaría explicarte cómo es la historia del dinero y cómo surgieron las primeras monedas y billetes. ¿Te apetece?

Como debes imaginar, desde hace miles de años el ser humano ha tenido que realizar compras de bienes, servicios, materiales o comida. Pero los billetes y monedas no siempre han sido como hoy en día las conoces. ¿Te gustaría saber cómo eran?

Índice de contenidos

Origen del dinero

Lo cierto es que no hay total seguridad al respecto de dónde comenzó exactamente a utilizarse el dinero. Y tampoco se sabe con certeza dónde se acuñó la primera moneda. Por tanto es difícil saber cuándo fue el primer uso del dinero

El autor griego Homero, en el siglo VIII a. C. en su obra Ilíada, no menciona el dinero directamente, aunque en una parte de ella se habla de los talentos de oro ofrecidos por Aquiles en la muerte de Patroclo. Según el léxico de Sudas recopilado hacia el siglo X, el talento era una cierta moneda pequeña. También te puede interesar saber cómo se fabrican las monedas.

Pero Homero habla más bien de un intercambio, un trueque de bienes donde caben desde un esclavo a un ánfora de vino o cualquier otro tipo de materias o enseres.

Lo mismo sucedía en Micenas, donde se habla de relaciones comerciales con permuta de objetos o intercambio de cosas que funcionaban a modo de dinero o moneda, sin realmente serlo.

Pero parece que mucho antes los egipcios conocieron ya en época muy temprana cierta clase de dinero, pero lamentablemente, todavía hoy, los historiadores no han podido demostrarlo con pruebas irrefutables.

De hecho, en la Biblia se puede leer que José fue vendido por sus hermanos a unos ismaelitas por veinte siclos de plata. En el capítulo 62 del Génesis, hacia el año 1850 a. C., Jacob envía a sus hijos a Egipto a comprar grano, y se hace hincapié en que en los sacos de trigo se incluyera el dinero pagado.

origen del dinero

Pero volvamos a Grecia. Los griegos preurbanos utilizaron el buey como cantidad mayor y los carneros como “calderilla”. Homero dice que la armadura de Diomedes costó nueve bueyes, y la de Glauco cien. No tuvieron monedas con anterioridad al siglo VI a. C., en que se empezaron a acuñar en las islas de Egina y Eubea.

Pero la primera ceca conocida es la establecida por Candaules o Sadyattes, rey de Lidia, en Asia Menor, o por su sucesor Gyges a principios del siglo VII a. C., precedente o ejemplo imitado por los griegos de las islas del Egeo. De hecho Herodoto atribuye su invención a los reyes lidios, aunque habla de una época anterior: el siglo IX a. C.

Los lidios pudieron haber conocido esta práctica de los hititas. El lexicógrafo Pólux afirma en su Onomasticon que era difícil discernir si el primero en emitir moneda fue el rey de Argos, Fidón o los reyes lidios. Los lidios acuñaban lingotes de oro y monedas de electro, una aleación natural de plata y oro. Tal vez te interese también saber de dónde procede el oro.

Como hemos visto, su uso se extendió a la costa jonia: fueron estos jonios quienes llevaron la costumbre a Grecia continental desde la isla-estado de Egina, donde se acuñaron las famosas “monedas tortugas”. Llamadas así por tener en el anverso la imagen de este animal.

A pesar de lo dicho el dinero parece que ya existía mil años antes de la época que contemplamos. Abraham, nacido en Ur de Caldea, Irak actual, en el 2164 a. C., compró el enterramiento para su mujer Sara y para él según nos relata el libro del Génesis en el capítulo 23 con dinero: Respondió Efron: “Óyeme, la tierra que pretendes vale cuatrocientos siclos de plata”. (…) Abraham, oído esto, hizo pesar el dinero determinado por Efrón: cuatrocientos siclos de plata de buena moneda corriente.

Sicloes es un término o una voz hebrea que significa peso y valía lo mismo que una estatera griega, de istanai= pesar.

El uso de los metales como dinero

Con anterioridad a la existencia del dinero como hoy lo conocemos se utilizaron metales como medio de cambio, en lingotes más o menos regulares o en forma de pequeñas joyas u objetos menudos que se pesaban en cada transacción.

Ése fue el sistema mercantil que funcionó en Egipto, Asiria o Babilonia. Cierta cantidad fija de un metal determinado representaba un valor fijo, y se correspondía con una escala ponderativa.

Así, en el mundo semítico antiguo, el siclo fue una medida de peso antes que una moneda. Las cosas tenían un valor o estimación material que se graduaba o medía en una cierta cantidad de oro o de plata en bruto.

La importancia del peso en las primeras monedas queda de manifiesto por el nombre de casi todas ellas en el mundo antiguo. Antiguamente no se contaba el dinero, sino que se pesaba.

El as, o libra se llamaba también pondo, que dio lugar al sestercio, una de las monedas de cobre o de plata de más peso en el mundo romano. También al denarius o denario, cuyo valor equivalía a diez ases, y es el término que ha dado lugar a la palabra “dinero.

el uso de los metales como dinero

El denario era de plata y valía casi lo mismo que un dracma griego. También en el campo semántico de pesos y medidas está la litra, antecedente de la libra, medida de peso o unidad de cuenta.

Otras monedas, como el óbolo tenían origen campesino: equivalía a dieciséis granos de cebada o catorce y medio de trigo, vigésima parte del siclo. La onza romana valía dos siclos.

También el talentumes nombre de moneda relacionado directamente con el mundo de pesos y medidas: el talento mayor judío valía doce mil dracmas, y el talento menor valía sólo cuatro dracmas.

Muchas de las monedas actuales, como el rublo, la lira, la libra, el peso o la antigua peseta siguen expresando unidades de peso.

Pese a esto entre las sociedades primitivas siguió en vigor el trueque hasta tiempos recientes. Actualmente, en Abisinia, la pólvora y la sal siguen siendo forma normal de pago entre campesinos y pastores. En Haití circulan como moneda las cañas llenas de aceite de coco, y aún hoy los naturales de Fidji aceptan como moneda las nueces de coco.

Origen e historia de la moneda

No fue hasta el siglo V a. C. los fenicios no usaron moneda en sus transacciones: comenzaron a hacerlo en la fecha indicada coincidiendo con las Guerras Médicas entre Persia y Grecia.

En Egipto se generalizó y empezó a batirse moneda de forma habitual durante la satrapía de Aryandes como forma de pago entre comerciantes griegos y fenicios de Menfis y Naucratis.

Fue Alejandro Magno el primero que puso su efigie en una moneda, pues con anterioridad a él los reyes se habían limitado a dejar constancia de su nombre.

Lo más probable es que el uso de la moneda surgió en el Mediterráneo y se extendiera luego por el interior de Europa y Asia hasta convertirse en un hecho imprescindible para la vida comercial.

En Roma, la moneda acuñada se introdujo en el siglo V a. C. y tenía en el anverso la cabeza de la diosa titular de la ciudad con el casco alado, y en el reverso a los Dioscuros a caballo. Entonces, una libra de plata daba para acuñar cien denarios.

origen e historia de la moneda

Hacia el año 500 a. C. empezó a circular la moneda de oro en Roma, cuya ceca parece que estaba junto al templo de Juno, diosa apodada Moneta, de donde por etimología popular derivó a moneda.

Sin embargo, a lo largo de los siglos, el valor, la ley, la pureza de la moneda decayó, se adulteró. Durante el Imperio Romano se añadió cobre al oro, tanto que hacia el siglo III las monedas, supuestamente de oro solo contenían un 2 por ciento de este mineral.

En lo que se refiere a España, se sabe que los íberos acuñaban moneda, pero fueron copia de las romanas de tiempos de la República. En ellas hay voces ibéricas que alternan con palabras latinas, apareciendo numerosos elementos simbólicos como la espiga de trigo, el pez, la palma, esfinges, la cabeza del Hércules ibérico o caballos.

En la Europa medieval se volvió a la pureza del metal, se rechazaron las aleaciones y el número de cecas fue asombroso, circulando un número enorme de monedas distintas, ya que el poder de acuñar no sólo lo tenía el Estado sino también las ciudades y algunas familias importantes.

Eran monedas mal troqueladas, hechas con métodos rudimentarios. Parece que la primera máquina para acuñar moneda funcionó en París en 1553.

Origen e historia del billete

Pero la moneda resultaba pesada, en el sentido literal del término. Era necesario sustituir el metal por el papel. Probable, el billete se inventó en Europa como uso derivado de los recibos que entregaban los orfebres por la moneda fabricada.

En cambio, el primer billete de banco se usó en 1170 en China. Allí el cobre escaseaba mucho y no era posible acuñar suficiente moneda metálica.

En cuanto a Europa, acaso el primer uso de billetes fue en el siglo XVII en que el banco de Suecia lanzó a título provisional una serie de billetes en 1661.

origen e historia del billete

Los billetes no tardaron en ser habituales en el mercado, y fueron aceptados como forma de pago. En el XVIII muchos banqueros particulares comenzaron a emitir billetes que circulaban fiados todos en la solvencia del emisor.

Pero no fue hasta 1833 que tuvieron reconocimiento oficial como moneda legal. Los primeros en merecer este honor fueron los avalados por el banco de Inglaterra.

¿Quieres saber más?

En CurioSfera.com esperamos que este artículo titulado Historia del dinero te haya sido de utilidad. Si quieres acceder a otros artículos relacionados, te invitamos a pasarte por la categoría de historia. Por otro lado también tienes la posibilidad de hacer tus preguntas directamente en nuestro buscador que puedes encontrar a continuación.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here