Cómo se hacen las tablas de Kitesurf

El Kitesurf es un deporte cargado de adrenalina, que combina el cabalgar la olas con el viento. Dado que sus practicantes alcanzan velocidades de más de 100 kilómetros por hora y surcan centenares de metros por el aire, las tablas deben ser ligeras, flexibles y resistentes. Así que, ¿cómo se fabrican las tablas de Kitesurf?

Para ello nos desplazamos a una fábrica que cuenta con 135 operarios que son capaces de fabricar más de 11.000 tablas de Kitesurf de todos los diseños y colores al año. Y debes saber que la base de todas ellas es un trozo de madera.

Lo primero que se debe hacer es elegir con esmero el material, la materia prima. La madera puede llegar de varios puntos del planeta, como por ejemplo de África, de Indonesia, y se utiliza también madera especialmente seleccionada de chopo.

Pero esta madera, al principio, no es más que un rectángulo y la tabla de KiteSurf no tiene esta forma. Una cortadora informatizada se encarga de solucionar eso. Esta especie de maravilloso carpintero mecánico talla el perfil de una tabla en menos tiempo que tardamos en ponernos el traje neopreno.

fabricar tablas kitesurf rápidas
Los kitesurfers pueden alcanzar más de 100 km por hora

Pero el siguiente inconveniente es que los practicantes de kitesurf pueden surcar centenares de metros por el aire y volver a caer sobre las olas para alcanzar una velocidad máxima de más de 105 kilómetros por hora. Por cierto, tal vez te interese saber cómo se forman las olas.

Toda la fuerza de la cometa (algo que recuerda a una especie de paracaídas) se transmite por las piernas del deportista hasta sus pies y acaba en la tabla. Por ello se refuerzan zonas claves con fibra de vidrio resistente y compuesto especiales en la zona donde irán los talones. De este modo, cuando hacen kitesurfing, el centro de la tabla ya es súper resistente, mientras que los extremos pueden flexionarse para ayudar a dirigirla y absorber los impactos.

fabricación de una tabla kitesurf paso a paso

Para proteger la tabla le colocan una fina capa exterior de plástico tremendamente dura. Pero ser duro no basta, las tablas de Kite-surf tienen que ser bonitas. La solución es una impresora de látex que utiliza una tinta con una base de agua única que contiene un polímero. A medida que imprime el colorido diseño de la tabla, calienta la tinta evaporando el agua, pero no el polímero, que se pega a la lámina de plástico y cumple su cometido: tablas de kitesurf con un diseño espectacular.

Diseños de tablas de kitesurf

Una vez terminada la decoración, toca preparar un “emparedado” de tabla. Para empezar, se aplica resina a una lámina de fibra de vidrio. Posteriormente se coloca el relleno de plástico, otra lámina de fibra de vidrio, y una cruz de carbono y kevlar para marcar el lugar sobre el que se coloca el surfista y conseguir una resistencia y rigidez extra. También te puede interesar: la historia del surf.

cómo fabricar una tabla de kitesurf

La “carne” de este enorme “sándwich” es el núcleo de madera de la tabla, que se reviste de fibra de vidrio y se remata con la segunda plancha de plástico. Pero en ese momento, daría igual surfear sobre un bocadillo normal que sobre este sándwich. Todavía es muy blando, débil y demasiado plano.

Para dar forma a la tabla y reforzarla, se introduce en una prensa que la calienta a 75 grados centígrados y le da la forma final. Se deja en dicha prensa durante 20 minutos, donde se calienta durante 15 minutos y se enfría durante los otros 5. Todo ello bajo una presión de 75 atmósferas.

Conformado de una tabla de kitesurf

Cuándo sale, la tabla está rígida, ligeramente cóncava, y necesita urgentemente unos retoques. Una pasada por la cortadora, un pulido en la muela y un retoque con papel de lija después… y empieza a parecer algo que podría surfear en cualquier océano.

Pulido de una tablas de kitesurf

Pero todavía no está lista del todo, porque el sol, el mar y las acrobacias le pasarán factura. Así que la parte superior recibe una capa protectora de laca para darle brillo y hacerla resistente a los rayos UVA.

Tras 24 horas de secado en una sala a 60 grados, se pasa por una pulidora de mano y se encera la tabla. Y por fin ya tenemos nuestra tabla de Kitesurf finalizada y lista para deslizarse por los océanos y mares.

tablas de kitesruf resistentes

Una de cada cinco se selecciona para una sesión en la máquina de pruebas de flexión para asegurarse de que se dobla como debería al someterla a presión. Y al igual que una tabla que se desliza sin problemas sobre una ola, ésta debe superar el examen con nota.

Si quieres ver lo que son capaces de hacer los kiters o kitesurfers con estas tablas no te pierdas este impresionante vídeo. Te va a dejar con la boca abierta y con ganas de comprar una tabla de kitesurf hoy mismo. Puedes ver algunas haciendo click aquí.


En CurioSfera.com esperamos que este artículo titulado llamado Cómo se elaboran las tablas de kitesurf haya saciado tu curiosidad. Si deseas ver otros post parecidos, puedes pasar por la categoría de ciencia. O si lo prefieres, pregunta directamente tus dudas en el siguiente buscador.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here