Las abejas – Definición, características, tipos y cómo se comunican

Las abejas son insectos con capacidad de volar y muy conocidos por que elaboran rica miel y también cera. Existen más de 20.000 especies diferentes de abejas registradas. Menos en la Antártida, se pueden encontrar en el resto de continentes del planeta.

Desgraciadamente, en los últimos años, los científicos han detectado que el número de ejemplares está disminuyendo alarmantemente, y no se sabe el por qué. Las abejas son fundamentales para la reproducción (polinización) de las flores.

En CurioSfera.com queremos explicarte las características de la abeja, los 3 tipos diferentes que existen, cómo se organizan, cómo se comunican entre ellas, por qué están desapareciendo, y muchos más datos interesantes y curiosos: todo sobre la abeja. ¿Empezamos?

Características de las abejas

Como gran parte de los animales, también los insectos viven, por norma, cada uno por su cuenta. Los individuos de una misma especie se comportan, por instinto, del mismo modo. Pero esta es la única cosa (aparte, naturalmente, de las características fisiológicas) que tienen casi siempre en común.

Pero hay excepciones, representadas por los considerados insectos sociales: las abejas, hormigas, termitas y algunas avispas. Las abejas son insectos viven en sociedades perfectamente organizadas en las que cada miembro desempeña una misión específica que no varía nunca durante el transcurso de su corta vida.

definición abeja

De todos los insectos sociales las abejas son los más interesantes y útiles para el hombre. Como se sabe, producen una sustancia viscosa, azucarada y muy nutritiva llamada miel. Para conseguir este producto, el hombre las ha criado y protegido con anhelo desde la más remota antigüedad.

Aparte de ser un nutritivo alimento, la miel tiene extraordinarias propiedades para la salud. Como puedes ver en nuestro artículo: Remedios caseros para la tos.

Tipos de abejas

En una sola colmena, que es el nido construido por el hombre (apicultores) para la crianza de abejas, viven y trabajan millares y millares de insectos. En cada una de estas colonias, las abejas se dividen en tres tipos, cada uno de ellos con un papel determinado.

Existe el tipo constituido por un solo ejemplar, llamado abeja reina. Otro, el más numeroso, lo forman las abejas obreras. Y por fin, quedan por citar los machos o zánganos.

La abeja reina

La abeja reina es la única hembra apta para la reproducción, sólo tiene esa misión. Es mucho mayor que las demás abejas. Pone unos 3.000 huevos al día, 300.000 al año y casi un millón en toda su vida. Eso representa un esfuerzo notable, y para mantenerse come gran cantidad de miel.

Las abejas obreras

Como indica su nombre, son las que desarrollan todas las tareas necesarias. Van a la búsqueda, a varios kilómetros de distancia, de polen y néctar de las flores (el polen es un polvo que sirve para la reproducción de las plantas; el néctar es una sustancia azucarada que contienen las flores en su interior).

Las obreras fabrican cera, cuidan a las abejas jóvenes, alimentan a la reina, vigilan la colmena, hacen la limpieza y se encargan de mantener la temperatura adecuada.

abeja obrera

Para lograrlo, en verano refrescan el ambiente agitando las alas como pequeños ventiladores. En invierno hacen movimientos especiales con el cuerpo para producir calor.

Debes saber, como curiosidad, que en los días muy fríos la temperatura de la colmena es 15 grados más alta que la exterior.

Las abejas zángano

Los zánganos, por el contrario, son unos verdaderos holgazanes. Efectivamente, viven en el ocio, a expensas de las obreras, hasta el día del llamado vuelo nupcial.

Ese día la abeja reina sale volando de la colmena seguida por todos los machos y se acopla con uno de ellos, sólo con el más fuerte. Una vez efectuada la fecundación, la reina mata al zángano.

Los demás machos, agotados por el vuelo, son capturados o muertos por las obreras. Dado que los machos son incapaces de procurarse por sí mismos el alimento, también los que han sido capturados vivos mueren en poco tiempo.

El lenguaje de las abejas

Un científico austríaco, Karl von Frisch, descubrió que las abejas poseen una forma rudimentaria de lenguaje.

Cuando, por ejemplo, una abeja regresa de un prado donde ha descubierto una buena fuente de néctar, realiza una especie de danza con la que indica a las compañeras dónde se encuentra dicho prado.

  • Si danza hacia abajo: significa que se encuentra en la parte de sombra.
  • Si danza hacia arriba: expresa que se halla en la parte del sol.
  • Si vuela en círculos: quiere decir que el prado está cerca.
  • Traza movimientos en forma de 8: indica que el prado está lejos.

Cómo producen la miel y la cera las abejas

La cera que las abejas producen en el interior de sus colmenas está destinada a la construcción de los panales y de las celdas hexagonales que las integran, en cada una de las cuales la reina pone un huevo destinado a dar vida a un nuevo insecto. Otras celdas sirven para contener las reservas de miel.

Las abejas producen la cera en láminas muy delgadas, utilizando para ello ocho glándulas abdominales. Son necesarias 1.250 láminas para obtener un gramo de cera. Ya podemos imaginarnos, por tanto, el trabajo que cuesta preparar un panal.

La cera producida por las glándulas es modelada por las abejas, hasta formar las celdas. La miel, esencialmente, no es más que néctar de flores concentrado y digerido por las abejas. De ahí que conserve el perfume y aroma de las flores de que procede.

Cómo vive una abeja reina en su colmena

La fecundidad de una abeja reina es extraordinaria. Este insecto, de longitud no superior a los dos centímetros, pone un promedio de 3.000 huevos diarios, a dos por minuto, y a lo largo de toda su vida no hace otra cosa, llegando a poner dos millones.

Cómo es la abeja reina
Abeja reina en su colmena

Cada huevo es depositado en una de las celdas hexagonales. Si las jóvenes larvas resultantes son alimentadas con jalea real y no ya con polen, al final se transforman en reinas.

Pero, dado que una colmena no puede albergar más que a una abeja reina, la primera que nace irrumpe en las demás celdas y mata a sus posibles rivales, expulsando además a la vieja reina y obligándola a huir con un séquito de abejas fieles, para construir una nueva colmena en otro lugar.

Una vez convertida en dueña y señora de la colmena, la nueva reina efectúa el vuelo nupcial seguida por los zánganos. El apareamiento se produce en un lugar muy elevado, al que sólo puede llegar el zángano más fuertes.

La reina fecundada regresa a los panales y empieza a poner los huevos, ayudada por un grupo de abejas que se encargan de su alimentación y sus necesidades.

Por qué desaparen las abejas

En los últimos años se ha venido experimentando una bajada muy grande en el número de ejemplares de abeja en todo el mundo. Algo las está matando y nadie sabe todavía qué es lo que está sucediendo.

Puede ser por virus, bacterias o micro parásitos. Por el uso global de pesticidas, o porque cada vez se utilizan más monocultivos. Incluso hay quién dice que es por el campo magnético de la Tierra. Puedes ver la infografía sobre las abejas de más abajo para obtener más información.

El hecho es muchos gobiernos y científicos de todo el planeta están trabajando para averiguarlo. Te puede parecer algo sin importancia, pero debes saber que un mundo sin abejas, es un mundo sin flores y sin miel.

Las abejas son muy útiles no sólo por su miel, sino también porque de ellas depende la vida de millares de plantas con flores. Volando de una flor a otra, en efecto, y transportando el polen, las abejas fecundan las plantas, permitiendo así el nacimiento de los frutos.

qué está pasando con las abejas

¿Quieres saber más?

Desde CurioSfera.com esperamos haber dado respuesta a tus dudas sobre Las abejas. Si quieres saber más curiosidades o respuestas del mundo animal, visita nuestra categoría de animales. Si lo prefieres, puedes preguntarle al nuestro buscador

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here